629563814
secretaria@attac.es

Noticias

No a la Guerra. No a la invasión de Ucrania. No a la OTAN

Construyamos un orden de paz y seguridad común en una Europa neutral

Llamamiento a la acción de los movimientos sociales y sociedad civil.

La situación de extrema tensión política que se había ido gestando en Europa a lo largo de los  últimos meses, ha desembocado finalmente en una amplia ofensiva militar rusa en Ucrania que pone  en grave peligro la paz en nuestro continente y recuerda momentos históricos previos al  desencadenamiento de grandes conflictos con terribles consecuencias económicas y humanas para  millones de personas. 

La constante ampliación al este de Europa de la OTAN, una organización altamente ofensiva  ─recordemos Yugoslavia, Libia, Afganistán, etc.─ que debería haber desaparecido al quedarse sin  enemigo tras la disolución del Pacto de Varsovia y el derrumbe de la URSS en 1991, ha generado el  caldo de cultivo para la aparición en Rusia de un sentimiento de acoso en sus fronteras y una deriva  de su presidente hacia posiciones zarista-imperialistas totalmente fuera de lugar en la realidad  actual. 

Por su parte, la Unión Europea (con el apoyo explicito del gobierno español), en vez de calmar los ánimos y mediar entre los contendientes para  evitar males mayores, está, contra sus propios intereses, siguiendo obedientemente las instrucciones  de EEUU al proponer la imposición de enormes sanciones económicas a la Federación Rusa y la  financiación con fondos europeos de la compra de armas para suministrarlas a Ucrania. Una política  de todo punto inentendible a no ser que se observe a través de un prisma de fundamentalismo  atlantista. 

En este contexto, la población europea en su conjunto se está viendo inmersa sin desearlo en un  juego geopolítico entre EEUU y Rusia en el que no tiene nada que ganar. Muy al contrario, las  consecuencias más directas e inmediatas del choque militar serán, por un lado, el incremento del  poder y beneficios de la industria armamentista y energética-especulativa, epítome del actual  conglomerado que forman los grandes fondos de inversión. Por otro, el sufrimiento y  empobrecimiento del grueso de la ciudadanía afectada, que sufrirá con la guerra, además de graves  pérdidas humanas, una gran destrucción habitacional y un encarecimiento salvaje de todos los  bienes y servicios dependientes de los precios de la energía. 

El drama adicional de los miles de personas que se están viendo obligadas a abandonar sus hogares y  refugiarse en otros países, pone en evidencia la derivada multidimensional de las políticas fallidas  ejecutadas por los tomadores de decisiones europeos. 

ANTE ESTO NO PODEMOS QUEDARNOS DE BRAZOS CRUZADOS 

Lo que la situación actual reclama con urgencia es oponerse, de la forma más unitaria y contundente  posible, a esta deriva militar del conflicto, de graves consecuencias para el sistema-mundo en el que  vivimos 

La UE no debe hacer seguidismo del “amigo americano” que persigue sus propios intereses ─fuck the  EU, como dijo en 2014 la embajadora estadounidense para asuntos europeos, Victoria Nuland,  hablando en privado sobre la necesidad de cambiar el Gobierno de Ucrania─, sino que tiene que  cumplir con su obligación de evitar que la contienda derive en un conflicto mayor ejercitando su  autoridad y exigiendo: 

∙ Un inmediato alto el fuego.

∙ La retirada de las tropas rusas de Ucrania. 

∙ La negociación exclusivamente política de un marco de seguridad compartida en Europa que  incluya a Rusia. 

El uso de la fuerza debe desterrarse absolutamente y para siempre de las relaciones  internacionales.  

Attac España anima a las organizaciones de la sociedad civil y los  movimientos sociales españoles y europeos a sumarse a una necesaria y  urgente movilización ciudadana por el NO A LA GUERRA.

Puedes adherirte a la declaración aquí:

No a la Guerra. No a la invasión de Ucrania. No a la OTAN.

Por una Europa neutral y en paz, que no sea campo de batalla

La situación de extrema tensión política que se había ido gestando en Europa a lo largo de los últimos meses, ha desembocado finalmente en una amplia ofensiva militar rusa en Ucrania que pone en grave peligro la paz en nuestro continente y recuerda momentos históricos previos al desencadenamiento de grandes conflictos con terribles consecuencias económicas y humanas para millones de personas.

La constante ampliación al este de Europa de la OTAN, una organización altamente ofensiva ─recordemos Yugoslavia, Libia, Afganistán, etc.─ que debería haber desaparecido al quedarse sin enemigo tras la disolución del Pacto de Varsovia y el derrumbe de la URSS en 1991, ha generado el caldo de cultivo para la aparición en Rusia de un sentimiento de acoso en sus fronteras y una deriva de su presidente hacia posiciones zarista-imperialistas totalmente fuera de lugar en la realidad actual.

Por su parte, la Unión Europea, en vez de calmar los ánimos y mediar entre los contendientes para evitar males mayores, está, contra sus propios intereses, siguiendo obedientemente las instrucciones de EEUU al proponer la imposición de enormes sanciones económicas a la Federación Rusa y la financiación con fondos europeos de la compra de armas para suministrarlas a Ucrania. Una política de todo punto inentendible a no ser que se observe a través de un prisma de fundamentalismo atlantista.

En este contexto, la población europea en su conjunto se está viendo inmersa sin desearlo en un juego geopolítico entre EEUU y Rusia en el que no tiene nada que ganar. Muy al contrario, las consecuencias más directas e inmediatas del choque militar serán, por un lado, el incremento del poder y beneficios de la industria armamentista y energética-especulativa, epítome del actual conglomerado que forman los grandes fondos de inversión. Por otro, el sufrimiento y empobrecimiento del grueso de la ciudadanía afectada, que sufrirá con la guerra, además de graves pérdidas humanas, una gran destrucción habitacional y un encarecimiento salvaje de todos los bienes y servicios dependientes de los precios de la energía.

El drama adicional de los miles de personas que se están viendo obligadas a abandonar sus hogares y refugiarse en otros países, pone en evidencia la derivada multidimensional de las políticas fallidas ejecutadas por los tomadores de decisiones europeos.

ANTE ESTO NO PODEMOS QUEDARNOS DE BRAZOS CRUZADOS

Lo que la situación actual reclama con urgencia es oponerse, de la forma más unitaria y contundente posible, a esta deriva militar del conflicto, de graves consecuencias para el sistema-mundo en el que vivimos

La UE no debe hacer seguidismo del “amigo americano” que persigue sus propios intereses ─fuck the EU, como dijo en 2014 la embajadora estadounidense para asuntos europeos, Victoria Nuland, hablando en privado sobre la necesidad de cambiar el Gobierno de Ucrania─, sino que tiene que cumplir con su obligación de evitar que la contienda derive en un conflicto mayor ejercitando su autoridad y exigiendo:

Un inmediato alto el fuego.
La retirada de las tropas rusas de Ucrania.
La negociación exclusivamente política de un marco de seguridad compartida en Europa que incluya a Rusia.
El uso de la fuerza debe desterrarse absolutamente y para siempre de las relaciones internacionales.

Attac España anima a las organizaciones de la sociedad civil y los movimientos sociales españoles y europeos a sumarse a una necesaria y urgente movilización ciudadana por el NO A LA GUERRA.

%%tu firma%%



Cláusula de confidencialidad Los datos de carácter personal aportados a través de este formulario se integrarán en un fichero automatizado cuya finalidad es gestionar las relaciones con Ud. y su utilización con fines de relación institucional. Le garantizamos que estos datos serán tratados de forma confidencial y serán de uso exclusivo para esta campaña, quedando expresamente autorizada a la utilización de los datos para el envío del manifiesto con su firma, incluidas las comunicaciones electrónicas en los términos previstos en el art. 21 de la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información. Si lo desea, puede acceder, rectificar o cancelar sus datos dirigiendo un escrito Attac España secretaria@attac.es o bien a c/Rafael de Riego 8, 2ª planta oficina 5; 28045 Madrid, Conforme a los plazos y términos establecidos en la L.O. 15/1999.
190 firmas

Comparte esto con tus amigos:

   

Cláusula de confidencialidad. Los datos de carácter personal aportados a través de este formulario se integrarán en un fichero automatizado cuya finalidad es gestionar las relaciones con Ud. y su utilización con fines de relación institucional. Le garantizamos que estos datos serán tratados de forma confidencial y serán de uso exclusivo para esta campaña, quedando expresamente autorizada a la utilización de los datos para el envío del manifiesto con su firma, incluidas las comunicaciones electrónicas en los términos previstos en el art. 21 de la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información. Si lo desea, puede acceder, rectificar o cancelar sus datos dirigiendo un escrito Attac España secretaria@attac.es o bien a c/Rafael de Riego 8, 2ª planta oficina 5; 28045 Madrid, Conforme a los plazos y términos establecidos en la L.O. 15/1999.

ATTAC no se identifica necesariamente con las opiniones expresadas en los artículos, que son responsabilidad de los autores de los mismos.

0