1. UNA POLÍTICA AL SERVICIO DE LA CIUDADANÍA
    1.1 Recuperar y ampliar los espacios perdidos por la ciudadanía en beneficio exclusivo del poder financiero mediante el ejercicio real de la democracia y la intervención en los asuntos públicos.
    1.2 Penalizar y perseguir la corrupción exigiendo a los gobiernos hacer justicia contra los individuos y entidades que han puesto y ponen en riesgo la estabilidad económica de los países por intereses particulares.
    1.3 En un mundo cada vez más dominado por lo digital hay que exigir control sobre nuestros datos personales, prohibiendo la comercialización y cesión injustificadas de los mismos, especialmente cuando se pueden utilizar para manipular las libertades fundamentales y los controles sobre el sistema democrático. Apoyamos una identidad digital soberana que nos permita apropiarnos de toda nuestra información sin intermediarios.
    1.4 Asegurar la igualdad de género y el respeto a los derechos de las mujeres en todos los ámbitos de la vida.
    1.5 Poner límites a la publicidad que estimula el consumismo desaforado, prohibiendo la obsolescencia programada y añadiendo información obligatoria sobre los impactos ambientales de los bienes producidos en todo su ciclo de vida.
  2. JUSTICIA FISCAL Y FRENO A LA DESREGULACIÓN FINANCIERA
    2.1 Exigir la regulación de los movimientos de capitales aplicando un impuesto a las transacciones financieras (ITF) y eliminando las guaridas (mal llamadas paraísos) fiscales. Prohibir la contratación pública a empresas que operen en las mismas mientras no hayan sido eliminadas. Promover la transparencia en los negocios y la gestión de lo público como forma de lucha contra la especulación, que permita obtener los recursos necesarios para erradicar la pobreza y reducir las desigualdades a escala mundial.
    2.2 Prohibir las operaciones especulativas en mercados de bienes y servicios básicos.
    2.3 Promover una Agencia Europea Pública de calificación de riesgos que evalúe la deuda pública y privada con transparencia e imparcialidad.
    2.4 Exigir el análisis de la legitimidad de la deuda pública, especialmente la de los países empobrecidos. Estudiar la condonación de la misma en países castigados a no poder acceder a niveles de vida dignos.
    2.5 Reformar el Banco Central Europeo transformándolo en un instrumento del Parlamento Europeo y poniéndolo al servicio de la ciudadanía.
    2.6 Crear una fuerte banca pública que dedique sus recursos a fomentar una actividad económica generadora de bienestar colectivo y desarrollo territorial, sometida al control político y social.
    2.7 Promover una Justicia Fiscal que ataque el fraude fiscal y asegure la equidad y la cohesión social, basada en impuestos progresivos y suficientes, como instrumento para reducir la desigualdad y la concentración de riqueza. Aplicar impuestos a las rentas del capital, al patrimonio y a la herencia. Reforzar los recursos de la Hacienda Pública, primando la eficacia en la lucha contra los grandes defraudadores y la eliminación de los privilegios de unos pocos que utilizan las guaridas y la elusión fiscal para no pagar lo que deberían.
  3. DEFENSA DE LO PÚBLICO, AL SERVICIO DE LAS PERSONAS. DISMINUCIÓN DE LOS PRIVILEGIOS.
    3.1 Recuperar el concepto de lo Común, reconociendo su inapropiabilidad y su gestión. Lo que no es común ha de estar definido, listado y limitado, y no a la inversa.
    3.2 Defender la titularidad y gestión pública de los bienes y servicios públicos con criterios de universalidad, equidad, accesibilidad, no discriminación, información, transparencia y participación ciudadana, contra su privatización y mercantilización.
    3.3 Garantizar un sistema público de pensiones que permita asegurar una vida digna para todas las personas que ya no estén en activo, así como un sistema de atención a la dependencia eficaz y suficiente.
    3.4 Implantar una Renta Básica Universal que garantice a toda la ciudadanía su existencia material, adicional al resto de servicios públicos.
    3.5 Promover la igualdad de oportunidades y el empleo no precario que avalen condiciones de trabajo no discriminatorias e ingresos suficientes para asegurar una vida digna que permita la conciliación.
  4. UN COMERCIO EN EL QUE LAS TRANSNACIONALES NO AMENACEN LOS DERECHOS CIUDADANOS, LA DEMOCRACIA Y LA SOSTENIBILIDAD.
    4.1 Establecer acuerdos internacionales basados en el respeto a los derechos de los pueblos y naciones, que promuevan la solidaridad y equidad entre ellos y que acaben con la impunidad de las empresas trasnacionales. Frenar y acabar con todos los tratados de comercio e inversión que incumplan las premisas anteriores.
    4.2 Impulsar un comercio internacional, basado en la cooperación, al servicio de las necesidades básicas de la población mundial y una distribución justa de la riqueza y del trabajo, respetuoso con el medio ambiente y que no ponga en peligro la vida en el planeta.
    4.3 Apoyar la creación de un instrumento jurídicamente vinculante en Naciones Unidas que obligue a las instituciones financieras internacionales y a las corporaciones transnacionales al cumplimiento de los Derechos Humanos y ambientales, generando mecanismos de sanción en caso de infracciones.
  5. UN NUEVO ESCENARIO MEDIOAMBIENTAL.
    5.1 Alentar la lucha de los movimientos sociales en esta crisis y emergencia climática instando a los organismos internacionales a una mayor ambición de acuerdo con los últimos postulados científicos y las demandas sociales, priorizando la cooperación con los países empobrecidos que padecen con mayor intensidad las consecuencias de un cambio climático que no han generado.
    5.2 Concretar la lucha con políticas reales de adaptación y mitigación de efectos del calentamiento global y deterioro del medioambiente, superando los insuficientes acuerdos Internacionales.
    5.3 Reforzar las actuales políticas globales ambientales, fomentando la colaboración con los territorios empobrecidos para reducir la desigualdad en todo el planeta.