Skip to content

Reducir la exclusión financiera en municipios sin cajeros automáticos

Plataforma por una Banca Pública.

Las medidas tomadas por las entidades financieras para evitar la exclusión bancaria no están resultado suficientes y, siendo los servicios bancarios un verdadero derecho de ciudadanía, los poderes públicos deben articular los instrumentos necesarios para garantizarlo.

En concreto, es necesario garantizar el servicio que ofrece un cajero automático en los municipios en riesgo de exclusión financiera (4115 municipios sin acceso al efectivo)

Los aproximadamente 1000 € mensuales de coste de amortización y funcionamiento de un cajero requieren un volumen de operaciones que difícilmente se cubren en pequeños municipios. Por su escasa rentabilidad ese servicio no ha sido cubierto o incluso ha sido abandonado en muchos lugares por parte de las entidades privadas. Pero los ciudadanos tienen derechos. Existe una rentabilidad social en el respeto a la “España vaciada” y corresponde a los poderes públicos actuar subsidiariamente; para ello, nada mejor que los propios medios de que se dispone.

Por todo ello, hacemos la propuesta de potenciar los servicios de Correos. Ya lo mandata la Ley 4/2022 cuando dice: “el Gobierno continuará impulsando entre las líneas de actuación estratégica de la sociedad estatal Correos y Telégrafos, S.A., iniciativas para evitar la exclusión financiera de los consumidores en situación de vulnerabilidad, como la instalación en sus oficinas de cajeros automáticos en pequeños núcleos de población sin este tipo de servicios …”

Los servicios de Correos llegan ya al último rincón de nuestra geografía, incluso los 6.000 carteros rurales pueden llegar a los hogares más alejados ofreciendo ese y otros servicios públicos de Correos. Parece más razonable que fuera Correos quien complementara su ya extensa red con la instalación en ella de cajeros.

Actualmente a través del servicio de Correos Cash (con un coste que debería reducirse) se permite efectuar las retiradas e ingresos de  efectivo en 4.675 puntos de atención de Correos, en los que se puede realizar también giros o algunos pagos.

Un cajero permite más operaciones que la simple retirada de efectivo. Correos tiene experiencia de trato en el mundo rural y la exclusión financiera no se solventa con la simple instalación de un cajero en un lugar donde no se dispone ni del mínimo asesoramiento sobre su uso, cuestión difícilmente realizable en otras ubicaciones pero fácilmente subsanable por el personal de este servicio público.

Correos tiene un plan de digitalización de 2.295 oficinas y los pagos de servicios públicos básicos en ellas. Igualmente está ya en un lento proceso de implantación de 1.500 cajeros en la España rural. Los cajeros se instalarán en fachadas accesibles al público 24 horas o en los vestíbulos de acceso en las en sus oficinas en el horario de apertura. Mucho más rápido y más simple que cualquier otra alternativa es la aceleración de dicho proceso y extenderlo a todos sus puntos de atención. Por su responsabilidad en la exclusión bancaria en el mundo rural, las entidades privadas deberían asumir el coste de instalación de esos cajeros.

Potenciar Correos implica usar todas las capacidades que la ley le otorga en la idea de que Correos avance más allá de su cesión a las empresas privadas y realice directamente las operaciones básicas que en su momento realizaba la Caja Postal. Ello le permitiría entrar con pleno derecho en sus cajeros multientidad, que evitarían el pago de comisiones en algunas transacciones siendo, además, un elemento que no ataría a los ciudadanos a la dependencia sin competencia con una entidad concreta.

Para los municipios sin puntos de atención de correos ni servicios de cajeros móviles se arbitrarán soluciones que impliquen la oferta de espacio público para la instalación de cajeros en aquellos ayuntamientos que lo soliciten confiando en un uso mínimo y adecuado.

Plataforma contra la exclusión financiera

ATTAC España, no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.