El derroche energético de los países que llamamos desarrollados se sustenta en dos curiosos supuestos: que en el Sur no imiten su modelo de consumo y que, al mismo tiempo, se le aprovisione al Norte con las reservas del Sur. Como se ve, un modelo que ofrece para la mayor…...