Martine Orange. Gobiernos y bancos centrales observaban hasta ahora las monedas virtuales sin mucha preocupación, pero su actitud está cambiando a medida que los gigantes digitales ya no ocultan su voluntad de implicarse en el mundo del dinero electrónico. Una desconfianza sorda se está apoderando del valor del dinero, del…...