Cuando la vida diaria está poblada por quienes argumentan desde la arrogancia, mediocridad y afán por la notoriedad, la pedagogía como práctica de la libertad, se convierte en materia de control ideológico y adoctrinamiento para el mercado. En este contexto, se menosprecia el pensamiento crítico. Para avanzar, es necesario desenmascararlo.…...