629563814
secretaria@attac.es

Noticias

Un machista es un fascista

José Vicente Barcia Magaz Público.es

Demasiadas vidas de mujeres truncadas en demasiados siglos de dominio patriarcal. Demasiado soslayar, demasiado recurrir a la inconsciencia para normalizar lo inaceptable. El cuerpo de las mujeres ha sido tatuado con el abecedario de la dominación, los golpes y la muerte. Sus mentes se han forjado en la resistencia, en la lucha por el cambio, aunque como es obvio, también en la adaptación.

Este holocausto sostenido en el tiempo ha sido de tal naturaleza que ni siquiera los fabricadores de la sin memoria han logrado hacerlo más deleble. Demasiados asesinos, demasiados cómplices que por su acción (la omisión nunca ha existido en materia de violación de derechos humanos) han provocado el mayor lastre moral de la historia humana.

El fascismo como actitud contraria a la vida misma siempre se ha caracterizado por el miedo, por el castigo y la objetualización de aquello que no comprende, que no aprende, que no domina. No hay mayor acomplejado que aquel que sólo entiende la vida y a sus congéneres desde la enfermiza óptica del control.

No hay fascismo moderado. No hay fascismo con el que se pueda negociar. No hay fascismo que sea compatible con la convivencia. El fascismo se ha venido manifestando de maneras absolutamente dispares aunque con la misma esencia. No se sujeta a un único momento histórico y su existencia es previo a su denominación. El machismo es la forma más abyecta de fascismo porque ha logrado formar parte de la cotidianidad, normalizando en tantas ocasiones el horror. Fascismo es la primacía de unos sobre otros, como dar por hecho que las mujeres pueden y deben cobrar menos que los hombres por idénticos trabajos; fascismo es asumir que todo está sujeto al control de la propiedad, incluidas las mujeres; fascismo es una cultura que esculpe los cánones estéticos teniendo como referencia un compulsivo apetito consumista; fascismo es recortar las ayudas para la lucha contra el terrorismo machista; fascismo es soportar día tras día la agresión en las calles del silencio, como le ocurrió a mi amiga Paula que tuvo que soportar el acoso de quien se sirve de su superioridad física para violar la soberanía su piel, que es la piel de su conciencia; fascismo es asumir que el modo de operar habitual del patriarcado deba seguir prevaleciendo en la gestión del poder y la toma de decisiones; fascismo es no dejar que se empoderen a quienes llevan siglos gestionando la resistencia contra el patriarcado, transformando su género en la conciencia esperanzada de toda nuestra especie.

Lo peor de todo es que no hay que mirar al ayer más próximo para que el machismo nos confronte, como nos demuestran los dos ejemplos que siguen.

En la localidad pontevedresa  de Moraña, el concejal del PP y teniente de alcalde Jorge Caldas cargó públicamente contra la presidenta de la diputación de Pontevedra, la socialista Carmela Silva,  porque esta retiró la ayuda económica a un rally: “Eres una mala zorra y una sinvergüenza”. Una muestra en un océano inabarcable.

Por otra parte, se ha anunciado a los cuatro vientos que los descerebrados seguidores del fascista Roosh Valizadeh han convocado reuniones y concentraciones en diferentes lugares del mundo, en el caso de España en Granada. Desde el blog de este sujeto se pueden leer incendiarias defensas a favor de las legalización de las violaciones, la supremacía intelectual del hombre sobre la mujer y otras imbecilidades. Quiero pensar que esta apología del odio será perseguida por quienes han sido encomendados para guardar y hacer guardar las leyes. Quiero pensar que los nuevos partisanos de la igualdad responderemos de manera pacífica y rotunda contra quienes luchan por evitar el cambio de época.

José Vicente Barcia Magaz es periodista experto en comunicación política. Durante años dirigió el departamento de prensa de Ecologistas en Acción. En la actualidad simultanea su trabajo en la empresa de no lucro Ecooo con una intensa actividad cívica, en diferentes plataformas y movimientos.

ATTAC no se identifica con las opiniones expresadas en los artículos que son responsabilidad de los autores de los mismos.

0