Skip to content

Australia lidera la lucha contra la evasión fiscal de las grandes multinacionales

Artículo publicado originalmente por IPSnoticias.net

MELBOURNE / SÍDNEY – Australia se convertirá en el primer país o jurisdicción en exigir a las grandes corporaciones multinacionales, con un ingreso global consolidado de al menos 690 millones de dólares, que reporten públicamente el fiscal informe país por país.

El 25 de octubre de 2022, el nuevo gobierno laborista australiano anunció en el documento de su presupuesto que la declaración pública de impuestos país por país de las transnacionales o multinacionales comenzaría el 1 de julio de 2023.

Las normas australianas de información pública se aplicarán a todas las empresas con sede en Australia y las empresas con sede en otros lugares con suficiente nexo en el país.

El anuncio recibió muy poca atención por parte de los medios de comunicación, ya que quizás se pasó por alto por tratarse de una modificación técnica. Sin embargo, la declaración pública del país por país (CbC, en inglés) podría ser un arma vital en la lucha contra la evasión fiscal de las empresas en Australia.

Además, lo que es más importante, también podría ser una herramienta en los países de renta baja y altamente endeudados, que pierden proporciones aún mayores de ingresos públicos en favor de los paraísos fiscales.

Todos los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), incluidos Australia y Estados Unidos, han exigido a las grandes multinacionales que comuniquen de forma privada los datos fiscales CbC en el marco de la Acción 13 del proyecto OCDE/G20 contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (BEPS, en inglés).

En noviembre de 2022, el Parlamento Europeo aprobó una directiva para obligar a las grandes empresas multinacionales del bloque a informar públicamente sobre la información CbC, con una serie de limitaciones que se comentan más adelante, a partir del 22 de junio de 2024.

La medida australiana llega un mes antes de que las Naciones Unidas den un nuevo impulso a la creación de un organismo fiscal mundial que establezca normas fiscales internacionales, tras años de esfuerzos vacilantes de los países más ricos del mundo en el seno de la OCDE.

Perder miles de millones

Los Papeles del Paraíso y las filtraciones luxemburguesas del Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ) arrojan luz sobre las maniobras fiscales de más de 100 multinacionales.

Solo Apple desplazó beneficios por todo el mundo hasta acumular 252 000 millones de dólares en paraísos fiscales. Un estudio del ICIJ de 2021 reveló que, solo en un año, las multinacionales trasladaron un billón (millón de millones) de dólares a paraísos fiscales, privando a los gobiernos de cientos de miles de millones en ingresos.

Kate Lappin

Según un informe de un grupo de alto nivel de las Naciones Unidas, publicado en 2021, el traslado de beneficios empresariales, como se denomina a esta práctica para eludir impuestos, cuesta a los países entre 500 000 y 650 000 millones de dólares anuales en ingresos fiscales perdidos.

La investigación realizada por el Centro de Investigación y Responsabilidad Fiscal Corporativa Internacional descubrió que las multinacionales eludían impuestos y desviaban dinero de los servicios públicos y de los trabajadores, por ejemplo en residencias de ancianos australianas salpicadas por el escándalo.

El estudio puso al descubierto cómo Microsoft recibe miles de millones en contratos públicos de tecnología, mientras que obtiene más de 1380 millones de dólares en beneficios a través de sus filiales en las Bermudas, donde paga pocos impuestos.

Casi 800 grandes empresas no pagaron impuestos en 2020-2021, según revela un informe de la Oficina Australiana de Impuestos. El país pierde unos 5510 millones de dólares al año debido al traslado de beneficios de las multinacionales.

Los países pobres, los más perjudicados

El estudio del ICIJ de 2021 revela que los países africanos son los más vulnerables al traslado de beneficios. En 2017, la Red de Justicia Fiscal descubrió que los países de bajos ingresos eran las mayores víctimas del traslado de beneficios.

En algunos países como Zambia y Argentina, las pérdidas superaron 4 % del producto interno bruto (PIB). En Pakistán, las pérdidas debidas al traslado de beneficios fueron de 40 % de los ingresos fiscales totales, y en Chad, ¡las pérdidas estimadas fueron mayores que todos los impuestos recaudados: 06,2 % de los ingresos fiscales totales!

El Estado de la Justicia Fiscal 2021 concluye que los países de renta baja pierden colectivamente el equivalente a 48 % de sus presupuestos de sanidad pública.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

Los países de renta baja dependen en mayor medida del impuesto de sociedades para obtener los ingresos necesarios para financiar unos servicios públicos faltos de liquidez, por lo que la transparencia del impuesto de sociedades es vital para abordar la pobreza y la desigualdad mundiales.

Los países ricos al servicio de los intereses empresariales

Las normas fiscales internacionales han sido diseñadas por las naciones ricas, especialmente por su club, la OCDE, que congrega a la mayoría de las grandes economías mundiales.

Activistas por la justicia fiscal, como el Foro Africano de Administración Tributaria, denuncian que los países en desarrollo no están en la mesa de la OCDE, sino en el menú, con normas de la OCDE diseñadas para permitir que las multinacionales sigan extrayendo beneficios en el Sur global, sin hacer contribuciones justas.

Anis Chowdhury

Las normas de la OCDE para la declaración de impuestos de las multinacionales están plagadas de lagunas.

Como señala la organización humanitaria Oxfam, las normas de la OCDE no permiten que la población de los países de renta baja tenga acceso a la información sobre los beneficios obtenidos por las multinacionales o los impuestos pagados en sus países, como tampoco lo permiten la mayoría de las autoridades fiscales de los países de renta baja.

Del mismo modo, en la Unión Europea (UE), la información sobre transparencia fiscal está muy diluida. La transparencia fiscal solo se exige a los 27 Estados miembros de la UE y a las 21 jurisdicciones incluidas en la lista negra o gris de su defectuosa lista de paraísos fiscales.

Oxfam señala que esto significa que se mantiene el secreto para más de 75 % de los casi 200 países del mundo.

La UE también prevé una cláusula de exención para la información sensible a efectos comerciales durante cinco años y limita la obligación de informar a las empresas con un volumen de negocios consolidado superior a 750 millones de euros (802 millones de dólares), lo que excluye a 85 % de las multinacionales.

El papel fundamental de los sindicatos

El movimiento obrero ha asumido la lucha para acabar con la evasión fiscal de las empresas.

La participación de los trabajadores en el PIB viene disminuyendo desde principios de los años 70 en los países más avanzados y desde principios de los ochenta en los países en desarrollo.

Algunos sindicatos han reconocido que la elusión fiscal de las empresas erosiona los servicios públicos que necesitan los trabajadores y socava la negociación colectiva, al tiempo que aumenta el poder de las empresas.

La Internacional de Servicios Públicos (ISP), federación sindical mundial, coordinó la acción sindical en apoyo de la información pública sobre la contabilidad centralizada, entre otras reformas fiscales.

La ISP se unió al comité técnico que redactó las nuevas normas fiscales de la Iniciativa Mundial de Presentación de Informes  (GRI, en inglés) y trabajó con los fondos de pensiones sindicales para respaldar las normas, que ahora se consideran la mejor referencia para la rendición fiscal de cuentas al de las empresas.

En Australia, la ISP y sus afiliados denunciaron la evasión fiscal de las empresas de atención a la tercera edad, las empresas de alquiler de mano de obra y las empresas que reciben grandes contratos del gobierno, y colaboraron con los sindicatos para dar forma a la plataforma política del partido laborista.

El anuncio refleja una de las recomendaciones que la ISP y el Congreso Sindical Internacional hicieron al Tesoro australiano en su presentación sobre la integridad fiscal de las multinacionales y la mejora de la transparencia fiscal.

¿Puede liderar Australia?

Desde su elección en mayo de 2022, el nuevo gobierno australiano ha intentado mejorar su posición internacional estableciendo objetivos climáticos más firmes, aumentando el compromiso con los países insulares del Pacífico y reconstruyendo las capacidades del Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio.

Si el gobierno australiano puede cumplir su promesa de aplicar las normas GRI y exigir la presentación pública de informes CbC, habrá contribuido significativamente al bien público mundial y sentará un precedente a seguir por la UE y otros países.

Además de establecer nuevas normas de transparencia fiscal, el gobierno albanés debería apoyar el impulso de los países africanos a favor de una convención fiscal en el marco de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que sea verdaderamente integradora.

Esa convención podría reducir drásticamente las posibilidades de abuso fiscal por parte de las multinacionales y los individuos ricos.

Juntas, estas contribuciones aportarían más a los países de renta baja que todo el presupuesto de ayuda al desarrollo de Australia.

T: MF / ED: EG

ATTAC España, no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.