629563814
secretaria@attac.es

Noticias

Crisis de salud: actuar a través de la solidaridad y la justicia social

Attac Francia

Declaración del Consejo de Administración de Attac France 18 de marzo de 2020

 En estos tiempos difíciles, presentamos a continuación algunas reflexiones iniciales. En las próximas semanas, seguiremos difundiendo los análisis en nuestro sitio web y a través de conferencias filmadas.

El 17 de marzo comenzó finalmente un confinamiento de poblaciones en Francia. Durante varias semanas, los ejemplos chino e italiano nos han mostrado que esta es la única forma posible de hacer frente a la epidemia. Este confinamiento debería haberse anticipado en vista de las declaraciones del ex Ministro de Salud. No se trata aquí de hacer un balance, cuando la necesidad urgente es contener la propagación de la enfermedad, sino de fijar una fecha para que se pueda arrojar toda la luz sobre la secuencia una vez pasada la crisis. Por todo ello, los discursos que culpan a una “población irresponsable” no tienen fundamento, mientras que la comunicación del gobierno ha sido confusa y contradictoria por decir lo menos.

Además, esta pandemia se produce en un momento en que los años de austeridad fiscal han debilitado un hospital público que se gestiona cada vez más como un negocio basado en criterios de rentabilidad. La llegada al poder de Emmanuel Macron ha amplificado esta orientación.

Ante la emergencia sanitaria, la solidaridad en el centro de control

Mientras se toman medidas de emergencia, es necesario organizar la solidaridad, en primer lugar con los que están en primera línea contra el virus: los cuidadores, todos los trabajadores de los hospitales. Pero también los trabajadores del comercio, la alimentación y la agricultura que ayudan a mantener el acceso a los alimentos y todas las poblaciones amenazadas, en primer lugar los ancianos y/o los que ya están enfermos, que no deben ser sacrificados por la falta de medios en nuestro sistema de salud. También son las poblaciones más precarias las que se ven afectadas inmediatamente y que no siempre tienen los medios para confinarse: personas sin hogar, prisioneros, migrantes (especialmente en los centros de detención administrativa).

No olvidemos que una crisis sanitaria no hace sino reforzar las desigualdades que ya existen en nuestras sociedades: mientras que todo el mundo puede verse afectado, ciertas categorías de la población están más expuestas. Por lo tanto, no se trata sólo de protegernos a nosotros mismos, sino de reconocer que todos somos potencialmente una amenaza al propagar el virus, en particular a los más vulnerables.

Además, en la gestión de esta crisis, las mujeres están en primera línea. Son mayoría en sectores esenciales como la salud, la limpieza y el cuidado, y realizan la mayor parte de las tareas domésticas, que sólo pueden aumentar considerablemente durante el período de reclusión.

Todavía estamos en el comienzo de la pandemia. Los pronósticos muestran una futura aceleración en la propagación del virus. Comprender las causas y las perspectivas es una necesidad democrática para hacer frente a esta realidad que nos afecta a todos. Existen muchos recursos, como esta videoconferencia dada en el Collège de France por el profesor Philippe Sansonetti. Hemos comenzado a reunir en el sitio web de Attac un cierto número de textos sobre el coronavirus y sus consecuencias.

Como dice el personal de enfermería, siguiendo el ejemplo del colectivo interhospitalario -que lleva un año luchando por la defensa del hospital público-: ¡quédese en casa! La primera solución es, en efecto, respetar estrictamente las instrucciones de seguridad y evitar los viajes y las reuniones en la medida de lo posible. Cualquier actividad que no sea estrictamente necesaria debe ser prohibida. Porque aunque muchos casos no muestran síntomas, el 20% de las personas infectadas con el virus pueden desarrollar complicaciones. El hospital y el sistema de salud están sometidos a una gran presión, con un aumento diario de los casos que requieren cuidados intensivos y prolongados, y el hacinamiento en la unidad de cuidados intensivos, lo que en última instancia plantea importantes cuestiones éticas.

No permanezca en silencio hay que actuar

Si hoy cada uno de nosotros está confinado, no significa el fin de las acciones colectivas y los gestos de solidaridad. Por el contrario, estamos entrando en un período en el que la solidaridad se convertirá en un elemento esencial. Solidaridad en los edificios, en los barrios, en las aldeas, para organizar el abastecimiento colectivo a fin de limitar los desplazamientos; para responder a las necesidades más urgentes; solidaridad con los empleados cuyo trabajo es indispensable, organizando el cuidado de los niños si el Estado no lo hace; solidaridad con las personas aisladas manteniendo el contacto telefónico con ellas; Nuestra solidaridad se puede expresar en los balcones y paredes de nuestras casas, exhibiendo pancartas y carteles, y apareciendo todas las noches en nuestras ventanas para hacer ruido en apoyo del personal de atención.

De los 45.000 millones de euros  anunciados por el gobierno, la mayor parte se destina a apoyar a las empresas. Si es necesario asegurar que las pequeñas empresas no sean engullidas por la crisis económica, la primera prioridad es rectificar la catastrófica situación de nuestro sistema de atención de la salud. El gobierno anuncia 2.000 millones de euros  para financiar la lucha contra la crisis sanitaria, pero detrás de esa cantidad está la financiación de las bajas por enfermedad y el apoyo directo a las necesidades de los hospitales. La financiación para las necesidades del hospital debe estar garantizada, claramente establecida y presupuestada.

Además, Emmanuel Macron hizo numerosas referencias a la guerra en su discurso del 16 de marzo. ¿Pero la guerra contra quién? Si se trata de una movilización general, son en efecto los valores de solidaridad e igualdad (en términos de acceso a la atención sanitaria, a los bienes…) los que deben guiarnos, frente a todos los valores marciales y belicosos que transmite esta imaginación guerrera inapropiada.

Y estaremos atentos a cualquier intento de los poderes públicos de utilizar la crisis para acentuar sus rasgos autoritarios. El futuro está escrito en esta prueba que nos recuerda a Naomi Klein: “Cuando estamos probados por la crisis, nos retiramos y colapsamos o crecemos, y encontramos reservas de fuerza y compasión de las que no sabíamos que éramos capaces. “Lea su entrevista en la página web de ZIN TV. Por último, mientras las rivalidades nacionales germinan en el imaginario del guerrero, la crisis de COVID-19 exige la solidaridad internacional y la coordinación entre los diferentes países.

Las emergencias sociales y sanitarias exigen respuestas inmediatas

La gravedad de la situación requiere un plan de emergencia del hospital, que debe basarse en las demandas del personal que ha estado luchando durante meses, incluyendo :

– > la contratación de personal;

– > la reapertura de las camas (faltan 10.000 plazas en las salas de urgencias y 40.000 en el Ehpad);

– el suministro sistemático de ropa de protección efectiva;

– el suministro de medios de diagnóstico;

– atender a todas las personas contaminadas, independientemente de su edad y condición jurídica;

– la compra de equipo pesado para el cuidado (respiradores…);

– cancelación de las deudas hospitalarias acumuladas por 10 años de políticas neoliberales (8 a 10 mil millones de euros).

Nuestra salud vale más que sus beneficios

No es aceptable que miles de trabajadores sigan yendo a producir cosas no esenciales en este contexto de crisis (almacenes del Amazonas, astilleros, fábricas de Airbus…). El confinamiento debe extenderse a los trabajadores que trabajan en sectores que no son de utilidad pública en tiempos de crisis sanitaria, mediante el cierre temporal de empresas, el mantenimiento de los salarios y la prohibición de los despidos. Además, muchos trabajadores precarios, trabajadores autónomos y empresarios autónomos también están amenazados, en particular en el sector asociativo y cultural, así como los estudiantes que se ven privados de un consumo barato (restaurantes universitarios, etc.). Para estas personas, el gobierno debe garantizar ingresos alternativos. También se trata de asegurar que el cuidado de los niños no recaiga únicamente en las mujeres y que los paros laborales estén totalmente cubiertos.

Aunque el gobierno está extendiendo la tregua de invierno, mucha gente sigue durmiendo en las calles hoy en día. La requisa de viviendas vacías para alojar a estas personas debe llevarse a cabo con urgencia.

Por último, Emmanuel Macron ha anunciado la suspensión del proceso legislativo, y por lo tanto de la reforma de las pensiones, y la no aplicación de la reforma del seguro de desempleo. Una suspensión que debería conducir a una cancelación, ya que se ha demostrado que estos proyectos son incapaces de proporcionar la protección y las garantías sociales necesarias, ya sea en tiempos de crisis económica o no.

Para una salida de la crisis social y ecológica

Las medidas que Emmanuel Macron acaba de anunciar demuestran que las opciones políticas no están necesariamente sujetas al determinismo económico. Las medidas de austeridad y los mandamientos judiciales de la Europa liberal ya no valen nada en ese contexto. Esto debería servir de lección: no, la globalización neoliberal no es inevitable; sí, la gente puede recuperar el control de su destino económico a través de una intervención política decidida; sí, es posible reorganizar la economía para satisfacer las necesidades sociales, medioambientales y sanitarias del mayor número de personas. También demuestra que es posible reducir las emisiones de gases de efecto invernadero mediante la reducción de la producción y el transporte, pero también que podemos aprender a vivir a la inversa de todas las exigencias de competitividad y competencia que se nos han impuesto durante décadas.

Si hoy en día esto se hace de manera urgente y no planificada, otras perspectivas económicas y sociales que aborden la producción más dañina e inútil permitirán combatir eficazmente el cambio climático.

Del mismo modo, mientras Bruno Le Maire habla de posibles nacionalizaciones para proteger a las multinacionales francesas, es en efecto una socialización de ciertos sectores industriales clave, como la industria farmacéutica o la energética, lo que es necesario para sustraerlos a las leyes del mercado y ponerlos al servicio de la sociedad.

Por otra parte, si esta crisis sanitaria puede conducir a prácticas autoritarias por parte de los Estados o incitar a las empresas a aumentar la explotación de los empleados, también puede conducir a la forja de nuevas prácticas sociales, a organizaciones colectivas para transformar nuestras formas de consumir, a desencadenar una deslocalización de nuestras actividades.

¡Enfrentar los desastres sanitarios y ecológicos no ocurrirá sin la participación de la población!

Attac Francia – 2020

Attac France Vida interior

ATTAC no se identifica con las opiniones expresadas en los artículos que son responsabilidad de los autores de los mismos.

0