Skip to content

El futuro centro de Amazon en Castelló reaviva el debate sobre los efectos de la multinacional en el empleo local

Lis Gaibar. Publicado originalmente en El Salto.

Onda es un municipio de la provincia de Castelló ubicado en la Plana Baja, con unos 25.000 habitantes y que forma parte del conocido como triángulo de la cerámica en Castelló. El hecho de que Amazon haya elegido esta ubicación para su nuevo centro logístico, que ocupará 200.000 metros cuadrados y cuya puesta en marcha se prevé para 2022, puede deberse a los buenos accesos a las carreteras principales, el camino “relativamente sencillo al puerto” y el hecho de que no esté demasiado lejos de los aeropuertos de València y Castelló: “Amazon hace estas cosas bien, al margen de lo que podamos pensar de sus prácticas comerciales, la política de expansión de la empresa es inteligente y se dedica a repartir cosas, con lo que necesita tener un nudo de conexiones a todos los niveles que le facilite la tarea”, observa Enric Nomdedéu i Biosca, secretario autonómico de Empleo y director general de LABORA, el Servicio Valenciano de Empleo y Formación.

Amazon no trató de reunirse con la Conselleria d’Economia antes de implantarse en el terreno: se enteraron por la prensa, según asegura Nomdedéu

Al contrario de lo que ha sucedido en otras ocasiones en las que grandes multinacionales han proyectado instalaciones sobre el País Valencià, Amazon no trató de reunirse con la Conselleria d’Economia antes de implantarse en el terreno: se enteraron por la prensa, según asegura Nomdedéu.

Las reservas con sus próximos movimientos son una política común por parte de la empresa: hasta apenas medio año, Amazon no hizo pública la instalación de un nuevo centro logístico en Alacant, cuyo funcionamiento ha arrancado este verano, y que se sumaba a las instalaciones del mismo tipo que la multinacional tiene en Paterna (València). La presencia de la tecnológica en el País Valencià, por tanto, no es novedosa, pero el debate sobre las bondades de la misma en el impacto de la economía local se ha reavivado tras una reflexión que Nomdedéu publicaba recientemente en una cabecera local, donde señalaba que “Amazon crea puestos de trabajo, pero son de baja cualificación y no compensan los que destruye”. Estas declaraciones le han granjeado los reproches públicos de distintos representantes políticos, además de repetidos ataques en redes sociales.

Amazon y su ¿creación? de empleo

Desde que se conoció la noticia de la futura presencia de Amazon en Onda, los comentarios en prensa y por parte de cargos públicos han ido en la misma dirección: celebrar la creación de puestos de empleos que conllevará el macrocentro. “Hasta 1.500 nuevos empleos directos en momentos punta y en torno a 4.500 indirectos”, además de resultar previsiblemente “un foco de atracción para que lleguen muchas más empresas a Onda”, según subrayaba Carmina Ballester, alcaldesa de Onda, que ha tildado las reflexiones de Nomdedéu como “fuera de lugar”.

De la multitud de respuestas que ha habido a su artículo, quien también fuera alcalde del Ayuntamiento de Castelló comenta que la única que le parece razonable es la de la alcaldesa de Onda: “El hecho de que exista ese centro no cambia nada para los comercios de Onda, si tienen que cerrar será porque Amazon existe, no porque haya un centro ahí; de hecho se crearán puestos de trabajo en el municipio y la gente de la zona estará contenta”, valora. “Ella defiende sus intereses, pero yo defiendo la economía valenciana en su conjunto y tengo que hacer una lectura más heurística”.

Para esta lectura, Nomdedéu no duda en utilizar la palabra monopolio para definir al gigante de Bezos y contextualizar las implicaciones que tiene en la economía local: “Amazon representa el 45% de las ventas online en Estados Unidos, eso es un monopolio, que uno de cada dos paquetes en los EE UU pasen por una misma plataforma es un monopolio”, sentencia. “El Instituto de Economía de los EE UU hizo un informe que decía que en los diez primeros años desde la aparición de Amazon habían desaparecido, vinculadas a esta, 85.000 pymes y 35.000 pequeñas fábricas”. También referencia a Mounir Mahjoubi, exsecretario de Estado de la Economía Digital en Francia bajo el gobierno de Macron, que declaró en una entrevista que “por cada empleo que Amazon crea en Francia, desaparecen otros dos en las tiendas físicas”, según un informe parlamentario en el que detallaba que, por los 12.337 puestos de trabajo que Amazon creó en el país en 2018, en el comercio asociado a los ámbitos donde Amazon tenía peso se perdieron 20.239 empleos, lo que implica un saldo negativo de casi 8.000 puestos de trabajo.

Además, recuerda Nomdedéu, las tecnológicas pagan de media en impuestos el 9,5%, mientras para las empresas convencionales este porcentaje aumenta al 23,3%. “Los impuestos son los que sirven para compensar las desigualdades y los que permiten un estado de bienestar”, recuerda el secretario autonómico. “Yo creía que la pandemia nos había enseñado algo en este sentido: hemos visto que el sistema capitalista en su conjunto no funciona, y que necesitamos una producción de proximidad porque genera bienestar, porque la pluralidad de la oferta es importante, porque las pymes generan empleos más estables y de mayor calidad…”, enumera.

Un modelo de difícil competencia

Contra las críticas de representantes como Nomdedéu, la postura de Amazon pasa por defender que, a través de sus inversiones, apoyará “al creciente número de pequeñas empresas independientes que venden en esta plataforma y usan su servicio de almacenamiento y entrega”. Si bien Nomdedéu reconoce que algunos vendedores se han aprovechado de las ventajas de esta plataforma, matiza que, aunque algunas de estas empresas sobrevivan durante un tiempo, la información que le dan a la multinacional sobre sus productos hace que “pasen a producirlos ellos mismos y dejan caer a las empresas que les han regalado la idea y que les ha hecho ganar dinero gracias a los abusivos márgenes comerciales”.

“Ahora la competencia está desaquilibrada, pero, ¿qué pasará cuando no tenga competencia? Que pondrá los precios que considere conveniente”, vaticina Nomdedéu

“Ahora la competencia está desaquilibrada, pero, ¿qué pasará cuando no tenga competencia? Que pondrá los precios que considere conveniente”, vaticina Nomdedéu. Hace alusión a los cambios en la jurisprudencia del Tribunal Supremo de EE UU, ya que aunque la ley de competencia del país prohibía los monopolios, actualmente exigen algún añadido, como que haga subir los precios. “Amazon no está haciendo subir los importes, sino que los está haciendo bajar, ¿a qué precio? Pues ya lo veremos”.

El precio político de aportar datos

El secretario autonómico de LABORA no ha sido el primer cargo público en plantar cara a Amazon: hace un año, el alcalde de Villanueva de Gállego (Aragón) reclamó a la multinacional 3,5 millones en impuestos locales que no pagó por haber sido declarado, el plan de la multinacional en el territorio, Proyecto de Interés General de Aragón (PIGA) por el gobierno de esa comunidad, una calificación que hasta 2019 ninguna iniciativa privada había conseguido. “Estamos muy contentos de que Amazon se instale en nuestro pueblo, pero aquí si un vecino se hace una casa o un empresario construye una nave, paga sus impuestos. Queremos que Amazon haga lo mismo”, dijo en su momento Mariano Marcén, el alcalde del municipio de Aragón. También fue reprendido por otros cargos: “Hay 728 municipios de 729 en esta comunidad deseosos de que se instale Amazon sin poner trabas”, respondió entonces a su petición Francisco Javier Lambán Montañés (PSOE), presidente de la Diputación General de Aragón.

Tras su artículo en prensa alertando de los peligros de la presencia de Amazon en Onda, Vox pidió la dimisión de Nomdedéu. El secretario económico no se muestra sorprendido con la reacción del partido de extrema derecha, pero hace un llamamiento a abrir el debate: “Yo estoy aportando una serie de datos de gobiernos e instituciones oficiales y es posible que haya informes que dicen otras cosas, pero yo no los conozco y nadie me los cita”. Si aparecieran estudios que afirman lo contrario, explica, a lo que dicen los gobiernos de Estados Unidos y Francia, “me alegrará estar equivocado y que esto vaya a generar un montón de empleo porque es lo que quiero para mi país y durante mi gestión”. Convencerle de la cuestión medioambiental requerirá, especifica, muchos informes más: “Me costaría mucho creer que comprar un bolígrafo con tres bolsitas y un cartón enviados por una avión sea sostenible”.

LA CONSELLERIA MULTA A AMAZON POR DESCUENTOS FICTICIOS

En medio de la polémica, la Dirección General de Comercio de la Generalitat Valenciana ha cerrado el expediente por el cual ha sancionado a Amazon a pagar 22.000 euros por una infracción grave por “prácticas comerciales desleales con los consumidores y publicidad ilícita” durante las campañas comerciales del Black Friday y Cyber Monday.Durante estas jornadas se hacen campañas de vigilancia de falsas rebajas a distintos productos y empresas, y este año las estudiadas fueron las ofertas en cafeteras y televisiones de Amazon. “Se vio que estaban haciendo competencia desleal y falsos descuentos y las han sancionado con 11.000 euros por cada uno de los productos, 22.000 en total”. El rastreo continuado de los precios permitió probar que los precios que se señalaban como los ‘habituales’ estaban inflados, lo que permitía dar una sensación de mayor descuento que el real para animar al comprador a aprovechar la oferta. “Amazon ha pagado directamente sin recurrir la multa porque le sale a cuenta”, expone Nomdedéu.

ATTAC España, no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.