Skip to content

¡Frente a la Europa del capital, justicia ecosocial!

Observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG)

El Gobierno de España asumió el 1 de julio la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea. Lo que significa que el circo de la Europa del Capital, la guerra y las fronteras llega a nuestras ciudades y trata de dominar el discurso público. Para denunciar las políticas de la UE y proponer alternativas de otra Europa posible y necesaria, la ciudadanía se moviliza.

https://odg.cat/es/blog/frente-a-la-europa-del-capital-justicia-ecosocial/

🇪🇺

Durante la Presidencia española del Consejo de la Unión Europea, organizaciones, plataformas y coordinadoras del Estado español nos movilizaremos para reivindicar:

1. Una transición energética justa con financiación pública responsable

Es urgente que la UE se comprometa con una transición ecológica socialmente justa y políticamente democrática reduciendo las GEI para evitar que la temperatura media del planeta supere el 1.5ºC:

  • Reducción drástica del sobreconsumo energético y sustitución de las energías fósiles por energías renovables de bajo impacto ambiental. 
  • El Fit-for-55 debe fijar la eliminación progresiva de los gases fósiles en toda la UE para 2035, empezando por la generación de electricidad y en edificios. Incrementar la ambición de la definición de «gases de bajo contenido en carbono», no debe admitirse el hidrógeno procedente de energía nuclear. También debe de asegurarse la independencia de los organismos gestores del hidrógeno de los intereses de las gasistas. 
  • Impulso de la producción energética descentralizada y ciudadana, paralización de los proyectos de de renovables que no cumplan los mínimos requisitos sociales y ambientales y su sustitución por proyectos de soberanía energética, Democratización del sistema energético
  • Afrontar la reforma del mercado eléctrico para completar la transición energética y en tiempos de subida de precios de la energía.
  • Establecer objetivos más ambiciosos de reducción de emisiones y poner más atención a las barreras que enfrentan los hogares de bajos ingresos y vulnerables en la Directiva europea de Eficiencia Energética de los Edificios que plantea que, a partir de 2030, todos los edificios nuevos sean neutros en emisiones de carbono. 
  • Mecanismos eficientes de transparencia y control de los proyectos incluidos en la estrategia de REPowerEU y financiados por los fondos públicos.
  • Frenar la expansión de infraestructuras de explotación, transporte, almacenamiento y utilización de gas, como el H2MD. 
  • 4,5 millones de personas en España sufren de pobreza energética, por lo que aplicar un marco de justicia energética es necesario. Esto es útil porque la justicia energética analiza todo el sistema energético y crea conexiones entre las políticas energéticas y la justicia social al involucrarse con la economía y los sistemas de producción y consumo.
  • Ejecutar la decisión de la salida de España del Tratado de la Carta de la Energía y apoyar la propuesta de la Comisión Europea de efectuar la salida coordinada del conjunto de la UE y todos sus Estados miembro en el Consejo  de la UE.

2. Una reindustrialización decolonial y respetando los límites biofísicos del planeta

Apostamos por una reindustrialización vinculada a la transición ecológica justa y a la transición a una economía dentro de los límites del planeta, el decrecimiento de la demanda y a la reducción de emisiones, sin desplazar las emisiones e impactos negativos a otros territorios. Exigimos el impulso de:

  • Medidas para la relocalización de la economía
  • Minería urbana. Basada en el reciclaje de materiales y medidas contra la obsolescencia programada y percibida.
  • Reorientación de los fondos europeos Next Generation EU y mayor fiscalización para que no terminen en manos de grandes empresas contaminantes.
  • Moratoria del despliegue de la red 5G, apostar por un uso de los medios digitales que sea sobrio, biocompatible, decrecentista, anticonsumista, ético y crítico.

3. Transporte público accesible y sostenible

Defendemos el derecho al acceso a los bienes, servicios y contactos con las demás personas, alcanzando la máxima accesibilidad con la mínima movilidad. Pero para responder a los desafíos globales necesitamos reducir los desplazamientos, a partir de reorganizar el modelo urbanístico, de producción y consumo y el emplazamiento a los lugares de empleo.

Para ello reivindicamos inversiones para vertebrar el territorio con: 

  • Una red de transporte público, a precios asequibles y accesible. Ejemplos recientes como el billete de 9€ de Alemania y los viajes en tren gratuitos y de bajo coste de España han demostrado que estas iniciativas no solo reducen las emisiones, sino que también ayudan a los grupos más vulnerables.
  • Un sistema multimodal de transporte
  • Potenciar el transporte de mercancías por ferrocarril
  • Recuperar líneas cerradas y los trenes nocturnos.
  • Eliminar vuelos entre ciudades que distan menos de 600Km cuando el trayecto se puede hacer por ferrocarril.
  • Un sistema multimodal de transporte donde se priorice el modo peatón, el modo bicicleta y el modo ferrocarril.

4. Frenar la Agricultura 4.0 y avanzar en la soberanía alimentaria

Denunciamos la insostenibilidad del modelo agropecuario industrial y las políticas agrarias y pesqueras de la UE, es por ello que exigimos:

  • El cumplimiento de la ruta marcada por la Estrategia Europea “de la Granja a la Mesa”. En este marco, colaborar activamente en la propuesta legislativa sobre “Sistemas Alimentarios Sostenibles”, que definirá un marco integral que fomente la sostenibilidad en las políticas alimentarias, implicando a todos los actores de la cadena de valor alimentaria.
  • Respecto a la PAC, se pide que su aplicación, seguimiento y evaluación adaptativa garantice la implementación de las obligaciones de la condicionalidad; favorezca las prácticas sostenibles; y elimine derechos históricos e incentivos perversos que todavía persisten en su actual sistema de pagos y ayudas. No es asumible apoyar con dinero público las inversiones en determinados regadíos con impacto negativo sobre el estado de las masas de agua. Tampoco, a las producciones ganaderas intensivas con un importante efecto sobre la huella ambiental, el bienestar animal y la resistencia a antibióticos.
  • Prohibir la importación de materias primas agropecuarias asociadas a la deforestación, la pérdida de biodiversidad, el cambio indirecto de uso del suelo así como las violaciones de derechos humanos como el desplazamiento forzado, los conflictos por la tenencia de tierras o el incumplimiento de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas. La implementación y aplicación en España del Reglamento europeo sobre deforestación importada de manera completa y coherente (autoridad competente, adecuar el marco normativo e institucional, etc.). Control estricto de las importadoras de soja como Bunge y Cargill, el sector de piensos y carne y la ganadería industrial. 
  • Frenar la apuesta por la Agricultura 4.0, basada en un proceso de digitalización y concentración de la cadena agroalimentaria que sólo beneficia a las grandes corporaciones.
  • Paralizar todo intento de desregulación de los llamados «nuevos Organismos Modificados Genéticamente (OMGs)». La utilización de nuevas tecnologías de modificación genética en la agricultura, con la técnica CRISPR/Cas9 como máxima expresión, puede entrañar graves riesgos para la naturaleza y la biodiversidad. Garantizar la formación, asesoramiento y acompañamiento de las explotaciones para que la transición agroecológica sea justa, sin dejar a nadie atrás. 
  • Revisión de la Directiva de Emisiones Industriales. El gran debate en torno a esta Directiva está en la ganadería industrial y en la inclusión de las explotaciones de bovino, hasta ahora exentas.
  • Revisión del Reglamento de Uso Sostenible de Plaguicidas. La aprobación de este Reglamento marcará una tendencia en el sistema agroalimentario. La Comisión quiere conseguir una reducción del 50% del uso de estos productos químicos, especialmente los más peligrosos. 
  • Prohibir el glifosato, DDT y otros pesticidas que no cumplen los estándares europeos, ya que  siguen siendo utilizados en la UE y el mundo y tiene nefastas consecuencias para la salud humana, la salud del suelo y la biodiversidad.

5. No más muertes en la frontera Sur. ¡Regularización YA! 

Luchamos contra el racismo sistémico, es por ello que denunciamos el régimen de fronteras de la UE y sus estados miembros, la violencia y las sistemáticas violaciones de derechos humanos de las personas migrantes. Exigimos:

  • La retirada de la propuesta del último Pacto de Migración y Asilo y desmantelamiento de FRONTEX y el fin de la subcontratación del control de las fronteras. 
  • Reapertura del caso del 24 junio 2022 en Melilla, depurando las responsabilidades de las muertes y de las desapariciones. Medidas de no repetición.
  • Acabar con la violenta cadena de deportaciones en caliente y la derogación del Reglamento de Dublín y de la Directiva Europea de Retorno, conocida como la directiva de la Vergüenza.
  • Vías legales y seguras, para evitar la explotación, los abusos, la violencia, la trata y el tráfico de personas.
  • Ampliar la Directiva 2001/55 (que está otorgando protección temporal a las personas ucranianas) para personas que huyen de otros conflictos, políticas de acogida dignas
  • Regularización extraordinaria de todas aquellas personas que se encuentran en situación administrativa irregular y garantizar las reagrupaciones familiares.
  • Derogación de la Ley y el Reglamento de Extranjería y el cierre de los CIE
  • Suspensión de los acuerdos de deportación con terceros países como Marruecos, Senegal, Mauritania, Gambia, Afganistán, Libia, Túnez o Turquía. 
  • Transparencia en relación a las pérdidas reales de vidas en las rutas migratorias

6. Justicia ecosocial y ecofeminista, blindar los servicios públicos y los presupuestos sociales y verdes, reparto justo de la riqueza.

La Comisión Europea está negociando la reforma del marco fiscal europeo, planteando la vuelta al Pacto de Estabilidad y Crecimiento, lo que supondrá nuevas medidas de austericidio. Apostamos por una reforma del marco fiscal europeo que proteja los servicios públicos y el trabajo socialmente necesario, que apueste por una fiscalidad justa y una financiación pública verde y feminista:

  • Blindar la inversión pública en sectores socialmente necesarios como la salud, educación, cuidados, suministros básicos (agua, energía), vivienda etc. y garantizar una gestión 100% pública y de calidad.
  • Ampliar y mejorar las políticas sociales. Por ejemplo:
    • Las políticas destinadas a combatir la violencia en todas sus formas y garantizar la protección y el acceso y reparación a la justicia de las víctimas de violencia de género.
    • La salud y los derechos sexuales y reproductivos (incluído el aborto libre y gratuito) de las mujeres, las personas no binarias, de género diverso y todos los miembros de la comunidad LGBTIQ+ para que realmente tengan la libertad de ser quienes son, tanto dentro como fuera de las fronteras de la UE.
    • La atención a la salud mental, eliminando violencias como las sujeciones mecánicas, los tratamientos forzosos o los ingresos involuntarios.
  • Eliminar el lucro empresarial en los sectores esenciales y revertir las privatizaciones y colaboraciones público-privadas. Evitar que los Fondos de Recuperación (NextGenerationEU) sigan profundizando en este modelo.
  • Garantizar que todas las inversiones con fondos públicos cumplen con el principio de no generar daño ambiental significativo.
  • Impulsar una mayor progresividad fiscal, el cierre de los agujeros fiscales y eliminar los subsidios a combustibles fósiles y ambientalmente dañinos, para evitar que la deuda sea la solución alternativa a la insuficiencia fiscal. 
  • Reforzar el impuesto a los beneficios extraordinarios, convirtiéndolo en una medida de carácter permanente y luchar contra los paraísos fiscales.
  • Eliminar los gastos del Estado que son fuente de insostenibilidad, como los gastos militares.
  • Controlar los precios de la cesta básica. 
  • Garantizar derechos laborales, mejoras salariales y pensiones dignas. 
  • Reducir la jornada laboral. 
  • Renta Básica Universal e Incondicional, reparto justo de la riqueza que es de todas.

7. En defensa de la juventud y una transformación hacia una educación ecosocial 

  • Promover una educación democrática, libre y gratuita basada en la ciencia y los derechos humanos que de herramientas para afrontar los problemas medioambientales y sociales de Europa y del planeta. 
  • Asegurarse que nadie se quede atrás mediante el desarrollo de programas de educación y formación que sean accesibles e inclusivos para que todas las personas se sientan con la responsabilidad y capacidad de formar parte de las soluciones políticas, comprometiéndose con los conocimientos adquiridos y se vuelvan activas en los distintos niveles comunitarios y políticos.
  • Incluir la educación alimentaria en los planes de estudio. Fomentar una buena alimentación en los centros educativos (tanto en las aulas como en el comedor) es clave para crecer, concentrarse y mantenerse saludables. Por ello, es necesario que se le dé una mayor relevancia a este enfoque que no solo mira hacia la provisión de alimentos saludables y nutritivos, sino también en el panorama más amplio que incluye la educación y cultura agroalimentaria.
  • Fomentar una educación que prime la interrelación no digital en el aula entre profesorado y alumnado e Incluya una formación en el uso de los medios digitales que sea sobrio, biocompatible, decrecentista, anticonsumista, ético y crítico.
  • Crear un espacio para que los jóvenes participen activamente en las decisiones que afectan a sus vidas. Si los gobiernos tienen un interés real en las vidas de las personas jóvenes, deben garantizar que los jóvenes que defienden los derechos humanos pueden reclamar y ejercer sus derechos libremente y sin temor.
  • Ofrecer unas perspectivas laborales y de estado de bienestar mejores de las que ahora se ofrecen a los jóvenes.

8. Descolonizar las relaciones exteriores de la Unión Europea

Denunciamos el carácter neocolonial, militarista, supremacista y devastador de las relaciones exteriores de la Unión Europea y por ello exigimos:

  • El fin de las negociaciones de los acuerdos comerciales UE-Chile, UE-México y UE-Mercosur así como impulsar una visión alternativa en las relaciones comerciales internacionales, muy concretamente entre la UE y los EE. UU. y entre la UE y China.
  • Renegociar los acuerdos económicos y de pesca UE-Marruecos respetando el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui y una solución negociada del conflicto en el Sáhara Occidental. 
  • Seguir incidiendo en la regulación del poder empresarial, impulsando una Ley integral de empresas y derechos humanos y un instrumento internacional vinculante sobre empresas transnacionales y derechos humanos en Naciones Unidas, y en los procesos relacionados con la taxonomía europea.
  • El cese de la producción y el tráfico de armas de la Unión Europea. Y mientras tanto, el cumplimiento de la normativa internacional sobre la venta de éstas, dando fin a la exportación a países que están bombardeando población civil en conflictos armados y que no respetan los derechos humanos.
  • El fin de los planes expansionistas, hegemonistas y de guerra de la OTAN. Rechazamos la inclusión de la migración y la inseguridad alimentaria como lo que denominan “amenazas híbridas” en la nueva hoja de ruta de la OTAN.
  • La cancelación de la deuda pública ilegítima del Sur Global frente al Norte Global.

3 de julio de 2023 

Más información: https://odg.cat/es/blog/frente-a-la-europa-del-capital-justicia-ecosocial/