Skip to content

En el Día Internacional Contra los Paraísos Fiscales, también llamados “refugios”, la Plataforma por la Justicia Fiscal se suma a la Iniciativa Ciudadana Europea “Tax the rich”.

Comunicado

Hoy, 3 de abril, Día Internacional Contra los Paraísos (o Refugios) Fiscales, la Plataforma por la Justicia Fiscal se une a la recogida de firmas de la Iniciativa Ciudadana Europea que pide a la Comisión Europea gravar las grandes fortunas para financiar la transición ecológica y social. Esta iniciativa plantea, por primera vez, una agenda europea coordinada de tributación sobre la riqueza.

Repetir el éxito del año pasado

Ya en marzo de 2023 la Plataforma lanzó una petición de firmas online para que la Real Academia Española (RAE) cambiara la definición de “paraíso fiscal”. Esta campaña no solo consiguió el respaldo de más de 30.000 personas, sino que además logró su objetivo y, en la actualización del Diccionario de la lengua española (DLE) del pasado noviembre, además de modificarse la definición de “paraíso fiscal”, se incorporó una expresión equivalente a “paraíso fiscal” pero menos complaciente, como es “refugio fiscal”.

Impuesto a las grandes fortunas

Este año, también con motivo del Día Internacional Contra los Refugios Fiscales, la Plataforma por la Justicia vuelve a pedir el respaldo ciudadano. Ahora, el objetivo no es la RAE sino la Comisión Europea.

A través de esta Iniciativa Ciudadana Europea, se le pide que establezca un impuesto europeo sobre las grandes fortunas. Dicha contribución se destinaría a combatir el cambio climático y las desigualdades, y permitiría una participación más equitativa de la ciudadanía europea en la consecución de estos objetivos. Para sacarla adelante, se necesitan más de 156.000 firmas en toda Europa, de las cuales 41.600 deben proceder de España. 

Y es que, según el Informe de 2024 sobre la Evasión Fiscal Global, elaborado por el EU Tax Observatory, un gran número de milmillonarios tienen unos tipos impositivos efectivos muy bajos, de entre el 0 % y el 0,5 % de su patrimonio, significativamente inferiores a los de todos los demás grupos de población. A esto se une que, solo en lo concerniente a España, la riqueza financiera offshore, es decir, enviada fuera del país (sobre todo, a refugios fiscales), ha aumentado en 20 años en un 75,8 %: de 89.000 millones de euros, en 2001, a más de 156.000 millones, en 2022.

Con estos datos, no es de extrañar que comience a haber un amplio consenso internacional sobre la necesidad de avanzar en importantes reformas fiscales, especialmente sobre las grandes fortunas. Brasil, que ostenta la presidencia del G20, ha dado un paso histórico abriendo el debate para una nueva agenda global de tributación a los ultrarricos. El reconocido economista Gabriel Zucman ha sido invitado a presentar un informe que incluye propuestas como una tributación global mínima del 2 % a los ultrarricos, que estima podría recaudar hasta 250.000 millones de dólares en todo el mundo. Esta iniciativa permitiría luchar de manera efectiva contra la evasión y la elusión fiscal de los más ricos y abordar los grandes desafíos a los que se enfrenta el planeta, como el cambio climático.