Skip to content

La UE bloquea el siguiente paso para una mayor justicia. ¡El Gobierno alemán debe actuar ya!

Publicado originalmente por Attac Alemania.

Un proyecto de resolución de los países africanos se debatirá en la ONU hasta el 22 de noviembre. En él se aplican las recomendaciones del Secretario General de la ONU y se pide la elaboración de una convención fiscal de la ONU jurídicamente vinculante para 2025. Según fuentes internas, la UE quiere retrasar al menos dos años este importante paso hacia una mayor justicia fiscal mundial con otro grupo de trabajo no vinculante.

En una carta, 227 organizaciones de la sociedad civil y sindicatos de 70 países -entre ellos Attac Alemania, Global Policy Forum, Tax Justice Network, SocDevJustice, Taxmenow y World Economy, Ecology & Development (WEED)- piden a sus ministros de Economía y Asuntos Exteriores que apoyen el proyecto de resolución del Grupo Africano para la Asamblea General de la ONU y pongan fin al bloqueo de la UE.

Las cuestiones centrales de la fiscalidad internacional han sido decididas hasta ahora por la OCDE, con sede en París, que cuenta con el apoyo de las principales naciones industrializadas. En el informe «Estado de la Justicia Fiscal 2023», la Red por la Justicia Fiscal estima que, a pesar de todas las propuestas de reforma de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) presentadas hasta la fecha, en la próxima década se perderán 4,8 billones de dólares en todo el mundo en beneficio de los paraísos fiscales, a menos que se tomen medidas decisivas para contrarrestar esta situación con una convención fiscal de la ONU. Por ello, el proyecto de resolución del Grupo Africano propone lo siguiente: Las normas fiscales mundiales deben ser decididas por las Naciones Unidas y no por la OCDE. El proyecto de resolución se basa en una decisión de la Asamblea General de diciembre de 2022 y en un informe del Secretario General de la ONU, Guterres, que critica a la OCDE de una manera inusualmente dura y exhaustiva y pide inequívocamente que las normas fiscales mundiales sean establecidas por las Naciones Unidas. Esto permitiría a todos los países contribuir a dar forma a la política fiscal internacional en pie de igualdad y sin restricciones.

«En los últimos años, la OCDE ha logrado algunos avances importantes contra las evasiones fiscales y a favor de una fiscalidad adecuada de las empresas multinacionales. Sin embargo, estos avances distan mucho de ser suficientes y los intereses de los grandes países industrializados dominan los resultados. Por ello, los países del Sur Global, en particular, quieren, con razón, más transparencia, más influencia y más avances. Ya es hora de que las Naciones Unidas tomen el relevo de la OCDE y negocien estos próximos pasos de forma transparente y democrática», afirma Christoph Trautvetter, de la Red por la Justicia Fiscal.

«Especialmente a la vista de la reciente sentencia del Tribunal Constitucional Federal sobre el fondo climático, está claro que necesitamos una financiación pública estable y justa del Estado del bienestar y las inversiones necesarias para la política climática. Esto se aplica a Alemania, a la UE y, en particular, a los países pobres del Sur global. Por eso Alemania debería apoyar absolutamente las propuestas de Guterres para un sistema fiscal internacional justo», afirma Karl-Martin Hentschel, de Attac Alemania.

Se espera que la Asamblea General de la ONU vote a finales de año si inicia formalmente el proceso de negociación para crear una convención fiscal de la ONU. El 13 de noviembre, el Financial Times informó sobre los intentos de la UE de retrasar o incluso paralizar por completo el proceso de la ONU. Alemania no debe apoyarlo, máxime cuando el Parlamento de la UE ha decidido lo contrario.