629563814
secretaria@attac.es

Noticias

¡Nunca más! Preparémonos para el día después

Al poner la dirección de nuestras sociedades en manos de las fuerzas económicas, el neoliberalismo ha reducido a un hilo la capacidad de nuestros Estados para responder a crisis como la de Covid19. La crisis del coronavirus que afecta a todo el planeta revela las profundas deficiencias de las políticas neoliberales. Es una chispa en un barril de pólvora que estaba listo para explotar. Emmanuel Macron, en sus últimos discursos, hace un llamamiento a “decisiones de ruptura” y a colocar “los servicios (…) fuera de las leyes del mercado”. Nuestras organizaciones, conscientes de la emergencia social y ecológica y habiendo dado la voz de alarma durante años, no esperan discursos sino cambios profundos de política, para responder a las necesidades inmediatas y darse la oportunidad histórica de repensar el sistema, en Francia y en el mundo

De ahora en adelante, deben aplicarse todas las medidas necesarias para proteger la salud de la población y de los trabajadores de la salud y los cuidadores, que en su gran mayoría son mujeres, y esto debe tener prioridad sobre las consideraciones económicas. Es urgente compensar la continua disminución, durante demasiados años, de los recursos asignados a todos los establecimientos sanitarios, incluidos los hospitales públicos y las residencias de mayores.  Disponer del equipo, las camas y el personal que faltan: reapertura de las camas, aumento de los salarios y contratación masiva, suministro de ropa de protección y pruebas eficaces, adquisición del equipo necesario, requisición de los establecimientos médicos privados y de las empresas que puedan producir los bienes esenciales para la salud, cancelación de las deudas de los hospitales para restablecer su margen de maniobra presupuestario. Para frenar la pandemia, el mundo del trabajo debe movilizarse únicamente para la producción de bienes y servicios que satisfagan las necesidades esenciales de la población, los demás deben detenerse sin demora. Debe garantizarse la protección de la salud y la seguridad del personal y debe respetarse el derecho de los empleados a retirarse.

Medidas necesarias en nombre de la justicia social

La respuesta financiera del gobierno debe dirigirse en primer lugar y ante todo a todos los empleados que la necesiten, cualquiera que sea el sector de actividad, y debe discutirse con los sindicatos y los representantes del personal, en lugar de inflar los salarios de los directivos o de servir a intereses especiales. Con el fin de evitar una crisis social muy grave que golpearía duramente a los desempleados y a los trabajadores, se deben prohibir todos los despidos durante este período. Las políticas neoliberales han debilitado considerablemente los derechos sociales y el gobierno no debe aprovechar esta crisis para ir más lejos.

El neoliberalismo, en Francia y en el mundo, ha profundizado las desigualdades sociales y la crisis de los coronavirus golpeará especialmente a los más precarios. Los firmantes de la tribuna

Según se sea más o menos pobre, esté ya enfermo o no, sea más o menos viejo, las condiciones de confinamiento, los riesgos de contagio, la posibilidad de ser bien atendido no son los mismos. Por lo tanto, es necesario adoptar medidas adicionales en nombre de la justicia social: requisar las viviendas vacías para las personas sin hogar y las que están muy mal alojadas, incluidos los solicitantes de asilo que esperan una respuesta, restablecer plenamente los subsidios de vivienda, declarar una moratoria sobre las facturas impagadas de energía, agua, teléfono e Internet para los más indigentes. Se deben poner a disposición recursos de emergencia para proteger a las mujeres y los niños que son víctimas de la violencia en el hogar.

Los recursos liberados por el gobierno para ayudar a las empresas deben dirigirse prioritariamente a las empresas con dificultades reales, en particular a los trabajadores autónomos, los empresarios autónomos, las empresas muy pequeñas y las PYMES, cuyo flujo de caja es el más bajo. Y para evitar que los empleados sean la variable de ajuste, el pago de dividendos y la recompra de acciones en las empresas, que han alcanzado recientemente niveles récord, debe ser suspendido inmediatamente y supervisado a medio plazo.

Se han aprendido muy pocas lecciones de la crisis económica de 2008. Los firmantes del foro

La adopción de medidas enérgicas puede permitir, antes de que sea demasiado tarde, desarmar los mercados financieros: control del capital y prohibición de las operaciones más especulativas, impuesto sobre las transacciones financieras, etc. Del mismo modo, es necesario un control social de los bancos, una supervisión mucho más estricta de sus prácticas o una separación de sus actividades de depósito y comerciales.

La ayuda del BCE está condicionada a la reconversión social y ecológica

El Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado una nueva inyección de 750.000 millones de euros en los mercados financieros. Es probable que esto vuelva a ser ineficaz. El BCE y los bancos públicos deben prestar directamente y desde ahora a los Estados y a las autoridades locales para financiar sus déficits, aplicando los tipos de interés actuales cercanos a cero, lo que limitará la especulación sobre la deuda pública. La deuda pública aumentará considerablemente a raíz de la “crisis del coronavirus”. No deben ser la causa de la especulación en los mercados financieros y de las futuras políticas de austeridad fiscal, como ocurrió después de 2008.

Esta crisis no puede ser pagada una vez más por los más vulnerables. Los firmantes del foro

Se necesita una verdadera revisión de las normas tributarias internacionales para combatir eficazmente la evasión fiscal, y se debe hacer que los más ricos contribuyan más, mediante una fiscalidad ambiciosa y progresiva de los activos y los ingresos.

A través de estas intervenciones masivas en la economía, tenemos la oportunidad de reorientar profundamente los sistemas de producción, agrícolas, industriales y de servicios para hacerlos más justos socialmente, capaces de satisfacer las necesidades básicas de las personas y centrados en el restablecimiento de los principales equilibrios ecológicos. Las ayudas del Banco Central y las ayudas a las empresas deben condicionarse a su reconversión social y ecológica: mantenimiento del empleo, reducción de las diferencias salariales, establecimiento de un plan vinculante para cumplir los acuerdos de París, etc. Porque lo que está en juego no es el resurgimiento de una economía profundamente insostenible. Se trata de apoyar la inversión y la creación masiva de empleo en la transición ecológica y energética, de desinvertir en las actividades más contaminantes y que más controlan el clima, de lograr un amplio reparto de la riqueza y de aplicar políticas mucho más ambiciosas de formación profesional y de reciclaje para evitar que los trabajadores y los grupos vulnerables paguen el precio. De igual modo, el apoyo financiero masivo deberá reorientarse hacia los servicios públicos, cuyo estado desastroso se revela cruelmente por la crisis del coronavirus: salud pública, educación e investigación pública, servicios para personas dependientes, etc.

Reubicación de la producción

La “crisis de los coronavirus” revela nuestra vulnerabilidad frente a las cadenas de producción globalizadas y al estrecho comercio internacional, que nos impiden tener a nuestra disposición necesidades básicas como máscaras, medicamentos esenciales, etc. en caso de choque. Las crisis como ésta volverán a ocurrir. La reubicación de las actividades, en la industria, la agricultura y los servicios, debe permitir establecer una mayor autonomía frente a los mercados internacionales, recuperar el control de los métodos de producción e iniciar una transición ecológica y social de las actividades.

La reubicación no es sinónimo de nacionalismo egoísta e interiorista. Necesitamos una regulación internacional refundida sobre la cooperación y la respuesta a la crisis ecológica, en el marco de los organismos multilaterales y democráticos, que rompa con la globalización neoliberal y los intentos hegemónicos de los estados más poderosos. Desde este punto de vista, la “crisis del coronavirus” revela hasta qué punto se han roto la solidaridad y la cooperación internacionales: los países europeos no han podido llevar a cabo una estrategia común frente a la pandemia. En el seno de la Unión Europea, es preciso establecer un presupuesto europeo con ese fin, mucho mayor que el anunciado, para ayudar a las regiones más afectadas de su territorio, así como de otras partes del mundo, en los países cuyos sistemas de salud son los más vulnerables, en particular en África.

Respetando lo más estrictamente posible las medidas de contención, las movilizaciones ciudadanas deben desplegar desde ahora la solidaridad local con los más afectados, evitar la tentación de este gobierno de imponer medidas de regresión social y empujar a los poderes públicos hacia una respuesta democrática, social y ecológica a la crisis.

¡Nunca más! Cuando el fin de la pandemia lo permita, nos reuniremos de nuevo para reinvertir en lugares públicos y construir nuestro “día siguiente”. Hacemos un llamamiento a todas las fuerzas progresistas y humanistas, y más ampliamente a la sociedad en su conjunto, para reconstruir juntos un futuro, ecológico, feminista y social, que rompa con las políticas aplicadas hasta entonces y el desorden neoliberal.

Liste des signataires :

Khaled Gaiji, président des Amis de la Terre France
Aurélie Trouvé, porte-parole d’Attac France
Philippe Martinez, secrétaire général de la CGT
Nicolas Girod, porte-parole de la Confédération paysanne
Benoit Teste, secrétaire général de la FSU
Jean-François Julliard, directeur général de Greenpeace France
Cécile Duflot, directrice générale d’Oxfam France
Eric Beynel, porte-parole de l’Union syndicale Solidaires
Clémence Dubois, responsable France de 350.org
Pauline Boyer, porte-parole d’Action Non-Violente COP21
Léa Vavasseur, porte-parole d’Alternatiba
Sylvie Bukhari-de Pontual, présidente du CCFD-Terre Solidaire
Jean-Baptiste Eyraud, porte-parole de Droit au Logement
Lisa Badet, vice-présidente de la FIDL, Le syndicat lycéen
Jeanette Habel, co-présidente de la Fondation Copernic
Katia Dubreuil, présidente du Syndicat de la magistrature
Mélanie Luce, présidente de l’UNEF
Héloïse Moreau, présidente de l’UNL

ATTAC no se identifica con las opiniones expresadas en los artículos que son responsabilidad de los autores de los mismos.

0