Skip to content

Tras las elecciones, las responsabilidades de Attac

Publicado originalmente en Attac Francia

Annick Coupé, Julien Rivoire de Attac Francia

Las elecciones legislativas están conduciendo a una situación sin precedentes en la historia de la V República. La crisis política que se expresó regularmente en las calles durante el primer mandato de Emmanuel Macron cristalizó en las urnas a mediados de junio. Una abstención masiva, un presidente recién elegido sin mayoría parlamentaria, una extrema derecha que obtiene un grupo numeroso en la Asamblea Nacional y una izquierda política que emerge sobre bases antiliberales son las nuevas coordenadas de la secuencia que se abre. En los próximos meses habrá que tomar la medida del terremoto actual, analizar con precisión los parámetros de esta crisis política y encontrar las herramientas para fortalecer los movimientos sociales.

Estas elecciones legislativas no han movilizado a suficiente gente: más de la mitad de los votantes se negaron a participar. Este estado de cosas tiene un resorte coyuntural producido por la no campaña de Emmanuel Macron. Pero su extensión, sobre todo entre las generaciones más jóvenes, es característica de una desconfianza más profunda hacia un sistema que está sin aliento. Desde hace cuarenta años, vivimos una continuidad de las políticas liberales, que a pesar de alternar las etiquetas, reducen la elección entre lo peor y lo menos malo y alimentan el fatalismo.

El otro gran hecho de estas elecciones es el avance institucional de la extrema derecha. La elección presidencial confirmó el peso político de la Reunión Nacional (RN) (Rassemblement National en francés) con 13 millones de votos en la segunda vuelta. Pero por primera vez, el partido neofascista reaparece en las elecciones legislativas. Esto dará a la RN más acceso a los medios de comunicación y medios financieros para fortalecerse y preparar las próximas elecciones nacionales. La estrategia de normalización buscada por Marine Le Pen ha tenido éxito. Y se lo debe en gran parte al macronismo: durante 5 años Macron y sus partidarios promovieron las tesis identitarias y racistas de la extrema derecha, luego dieron un nuevo paso poniendo en pie de igualdad a la izquierda y a la extrema derecha. Estos logros institucionales de la extrema derecha, junto con el apoyo de los medios de comunicación, sitúan a la extrema derecha en una posición fuerte en la actualidad. Attac no puede aceptar esta banalización de la extrema derecha y sus ideas. Debemos hacer todo lo posible para impedir la continuación de este movimiento y su progresión mortal para los derechos sociales y las libertades individuales y colectivas.

Si la radicalización de la derecha se refleja en el fortalecimiento del Rassemblement National (la Reunión Nacional), la aparición de un tercer bloque en la izquierda sobre una base antiliberal es una buena noticia. A nivel nacional, 149 circunscripciones se han desplazado más a la izquierda, 105 tienen un representante elegido más a la derecha que en 2017, mientras que el resto de las circunscripciones se mantienen dentro de la misma familia política. Frente al bloque neoliberal y la extrema derecha, la izquierda tiene la posibilidad de encarnar una alternativa, siempre que amplíe su base y convenza a las clases trabajadoras y a los jóvenes de la necesidad de participar en el debate cívico y en los movimientos sociales.

La incertidumbre política de los próximos meses será importante, con un gobierno impedido, la derecha y la extrema derecha emboscadas, y la incertidumbre sobre la capacidad de las fuerzas de la izquierda para hacerse cargo de la esperanza que han levantado. El riesgo para los movimientos sociales sería quedarse a la expectativa de una aclaración política. Sin embargo, tenemos un papel esencial en la defensa de nuestras conquistas, en la batalla ideológica, en la propuesta de alternativas y en la construcción de solidaridades concretas.

Attac Francia se volcará plenamente en los próximos meses para oponerse a los intentos de destruir nuestras conquistas sociales, y en particular las pensiones. Aunque el proyecto del gobierno no ha sido desvelado con precisión, sabemos que sus intenciones son hacer que los franceses trabajen más tiempo. En las últimas semanas, los discursos que justifican esta contrarreforma han evolucionado: según Bruno Le Maire, ya no se trata de garantizar la sostenibilidad de la financiación de nuestro sistema de pensiones, sino de financiar nuevos recortes fiscales. Así, el presidente de los ricos quiere hacer trabajar a toda la población durante más tiempo para garantizar más riqueza a la minoría más rica de la población. También tenemos la responsabilidad de bloquear la actual destrucción de nuestros servicios públicos, especialmente la sanidad y la educación.

También nos implicaremos en todas las luchas para garantizar, en un momento de alta inflación, el acceso de todos a las necesidades esenciales y para imponer un verdadero cambio ecológico y social, en particular con nuestros socios de la alianza ecológica y social «Nunca más». En otoño, demostraremos que las luchas por la justicia social y medioambiental pueden partir del mismo movimiento, atacando los superbeneficios de las multinacionales del petróleo y la agroindustria para financiar las necesidades sociales y medioambientales. Finalmente, es a través de nuestro activismo local y cotidiano, en Attac, en los sindicatos o en otros movimientos, que reconstruiremos los colectivos y las solidaridades necesarias para imponer una alternativa a la extrema derecha y al neoliberalismo.

Annick Coupé y Julien Rivoire.

ATTAC España, no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.