Skip to content

Ucrania es el último desastre neocón

Publicado originalmente en inglés por Common Dreams

JEFFREY D. SACHS

La guerra en Ucrania es la culminación de un proyecto de 30 años del movimiento neoconservador estadounidense. La Administración Biden está repleta de los mismos neoconservadores que defendieron las guerras de Estados Unidos en Serbia (1999), Afganistán (2001), Irak (2003), Siria (2011), Libia (2011), y que tanto hicieron para provocar la invasión rusa de Ucrania. El historial de los neoconservadores es un desastre sin paliativos, pero Biden ha dotado a su equipo con neoconservadores. Como resultado, Biden está dirigiendo a Ucrania, a Estados Unidos y a la Unión Europea hacia otro desastre geopolítico. Si Europa tuviera algo de perspicacia, se separaría de estas debacles de la política exterior estadounidense.

La perspectiva neoconservadora se basa en una premisa falsa: que la superioridad militar, financiera, tecnológica y económica de Estados Unidos le permite dictar las condiciones en todas las regiones del mundo.

El movimiento neocón surgió en la década de 1970 en torno a un grupo de intelectuales públicos, varios de los cuales estaban influidos por el politólogo de la Universidad de Chicago Leo Strauss y el clasicista de la Universidad de Yale, Donald Kagan. Entre los líderes neoconservadores estaban Norman Podhoretz, Irving Kristol, Paul Wolfowitz, Robert Kagan (hijo de Donald), Frederick Kagan (hijo de Donald), Victoria Nuland (esposa de Robert), Elliott Cohen, Elliott Abrams y Kimberley Allen Kagan (esposa de Frederick). 

El principal mensaje de los neoconservadores es que EE.UU. debe predominar en poder militar en todas las regiones del mundo, y debe enfrentarse a las potencias regionales emergentes que algún día podrían desafiar el dominio global o regional de EE.UU., sobre todo Rusia y China.  Para ello, la fuerza militar de EE.UU. debe estar preposicionada en cientos de bases militares en todo el mundo y EE.UU. debe estar preparado para liderar guerras de elección según sea necesario. Las Naciones Unidas deben ser utilizadas por los EE.UU. sólo cuando sean útiles para los propósitos de los EE.UU.

Este enfoque fue explicado por primera vez por Paul Wolfowitz en su borrador de Directrices de Política de Defensa (DPG) escrito para el Departamento de Defensa en 2002. El borrador pedía la ampliación de la red de seguridad liderada por EEUU a Europa Central y Oriental, a pesar de la promesa explícita del Ministro de Asuntos Exteriores alemán Hans-Dietrich Genscher en 1990 de que la unificación alemana no iría seguida de la ampliación de la OTAN hacia el este.  Wolfowitz también abogó por las guerras americanas de elección, defendiendo el derecho de Estados Unidos a actuar de forma independiente, incluso en solitario, en respuesta a las crisis que le preocupan.  Según el general Wesley Clark, Wolfowitz ya le dejó claro a Clark en mayo de 1991 que Estados Unidos dirigiría operaciones de cambio de régimen en Irak, Siria y otros antiguos aliados soviéticos.

Los neoconservadores defendieron la ampliación de la OTAN a Ucrania incluso antes de que ésta se convirtiera en la política oficial de Estados Unidos bajo el mandato de George W. Bush, Jr. en 2008. Consideraban que el ingreso de Ucrania en la OTAN era clave para el dominio regional y mundial de Estados Unidos. Robert Kagan expuso los argumentos neoconservadores para la ampliación de la OTAN en abril de 2006:

Los rusos y los chinos no ven nada natural en [las «revoluciones de colores» de la antigua Unión Soviética], sólo golpes de Estado respaldados por Occidente y diseñados para promover la influencia occidental en partes del mundo estratégicamente vitales.  ¿Están tan equivocados? ¿No podría ser la exitosa liberalización de Ucrania, instada y apoyada por las democracias occidentales, el preludio de la incorporación de esa nación a la OTAN y a la Unión Europea, en resumen, la expansión de la hegemonía liberal occidental?

Kagan reconoce las nefastas implicaciones de la ampliación de la OTAN. Cita a un experto diciendo que «el Kremlin se está preparando para la ‘batalla por Ucrania’ en serio». Los neoconservadores buscaban esta batalla. Tras la caída de la Unión Soviética, tanto Estados Unidos como Rusia deberían haber buscado una Ucrania neutral, como un amortiguador prudente y una válvula de seguridad.  En lugar de ello, los neoconservadores querían la «hegemonía» de Estados Unidos, mientras que los rusos asumieron la batalla en parte como defensa y en parte también por sus propias pretensiones imperiales.  Sombras de la Guerra de Crimea (1853-6), cuando Gran Bretaña y Francia trataron de debilitar a Rusia en el Mar Negro tras las presiones rusas sobre el imperio otomano.

Kagan escribió el artículo como ciudadano privado, mientras su esposa Victoria Nuland era la embajadora de Estados Unidos en la OTAN bajo el mandato de George W. Bush, Jr.  Nuland ha sido la operadora neocon por excelencia.  Además de ser embajadora de Bush en la OTAN, Nuland fue subsecretaria de Estado de Barack Obama para Asuntos Europeos y Euroasiáticos entre 2013 y 17, donde participó en el derrocamiento del presidente prorruso de Ucrania, Víktor Yanukóvich, y ahora se desempeña como subsecretaria de Estado de Biden guiando la política de Estados Unidos frente a la guerra en Ucrania.

En la «batalla por Ucrania», los neoconservadores estaban dispuestos a provocar una confrontación militar con Rusia mediante la ampliación de la OTAN, a pesar de las vehementes objeciones de Rusia, porque creen fervientemente que Rusia será derrotada por las sanciones financieras estadounidenses y el armamento de la OTAN.

La perspectiva neoconservadora se basa en una premisa falsa: que la superioridad militar, financiera, tecnológica y económica de Estados Unidos le permite dictar las condiciones en todas las regiones del mundo.  Es una posición de notable arrogancia y de notable desprecio por la evidencia. Desde la década de 1950, Estados Unidos ha sido bloqueado o derrotado en casi todos los conflictos regionales en los que ha participado. Sin embargo, en la «batalla por Ucrania», los neoconservadores estaban dispuestos a provocar una confrontación militar con Rusia mediante la ampliación de la OTAN, a pesar de las vehementes objeciones de Rusia, porque creen fervientemente que Rusia será derrotada por las sanciones financieras estadounidenses y el armamento de la OTAN.

El Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), un think-tank neoconservador dirigido por Kimberley Allen Kagan (y respaldado por los más importantes contratistas de defensa como General Dynamics y Raytheon), sigue prometiendo una victoria ucraniana.  Con respecto a los avances de Rusia, el ISW ofreció un comentario típico: «Independientemente del bando que mantenga la ciudad [de Sievierodonetsk], la ofensiva rusa a nivel operativo y estratégico probablemente habrá culminado, dando a Ucrania la oportunidad de reiniciar sus contraofensivas a nivel operativo para hacer retroceder a las fuerzas rusas».

Sin embargo, los hechos sobre el terreno sugieren lo contrario. Las sanciones económicas de Occidente han tenido poco impacto negativo en Rusia, mientras que su efecto «boomerang» en el resto del mundo ha sido grande. Además, la capacidad de Estados Unidos para reabastecer a Ucrania de munición y armamento se ve seriamente obstaculizada por la limitada capacidad de producción de Estados Unidos y la ruptura de las cadenas de suministro. La capacidad industrial de Rusia, por supuesto, empequeñece la de Ucrania. El PIB de Rusia era aproximadamente 10 veces mayor que el de Ucrania antes de la guerra, y Ucrania ha perdido ahora gran parte de su capacidad industrial en la guerra.

El resultado más probable de los combates actuales es que Rusia conquistará una gran franja de Ucrania, dejando quizás a Ucrania sin salida al mar o casi. La frustración aumentará en Europa y Estados Unidos por las pérdidas militares y las consecuencias estanflacionarias de la guerra y las sanciones. Los efectos en cadena podrían ser devastadores, si un demagogo de derechas en Estados Unidos sube al poder (o en el caso de Trump, vuelve al poder) prometiendo restaurar la desvaída gloria militar de Estados Unidos mediante una peligrosa escalada.

En lugar de arriesgarse a este desastre, la verdadera solución es acabar con las fantasías neocón de los últimos 30 años y que Ucrania y Rusia vuelvan a la mesa de negociaciones, con la OTAN comprometiéndose a poner fin a su compromiso con la ampliación hacia el este de Ucrania y Georgia a cambio de una paz viable que respete y proteja la soberanía y la integridad territorial de Ucrania.

JEFFREY D. SACHS

Jeffrey D. Sachs es profesor universitario y director del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia, donde dirigió el Instituto de la Tierra desde 2002 hasta 2016. También es presidente de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de la ONU y comisionado de la Comisión de Banda Ancha para el Desarrollo de la ONU. Ha sido asesor de tres Secretarios Generales de las Naciones Unidas, y actualmente es Defensor de los ODS bajo el mandato del Secretario General Antonio Guterres. Sachs es autor, recientemente, de «A New Foreign Policy: Beyond American Exceptionalism» (2020). Otros libros son: «Building the New American Economy: Smart, Fair, and Sustainable» (2017) y «The Age of Sustainable Development» (2015) con Ban Ki-moon.

ATTAC España, no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.