629563814
secretaria@attac.es

Noticias

Comprender mejor la deuda pública

Publicado originalmente en francés en Attac Francia

por Anne-Marie Alary, de Attac France

Algunas ideas sobre la financiación de la deuda pública.

El déficit presupuestario

El Estado recauda ingresos: impuestos (impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), el impuesto sobre sociedades (IS), el impuesto sobre el patrimonio inmobiliario (IPI), Impuesto sobre donaciones y sucesiones, impuesto sobre el Valor añadido (IVA)… y realiza gastos (educación, cultura, justicia, seguridad, etc.).

Si sus gastos son mayores que sus ingresos, tiene un déficit presupuestario. De lo contrario, estamos hablando de un superávit presupuestario.

En caso de déficit, puede aumentar los impuestos, reducir el gasto (política de austeridad) o financiar su déficit mediante préstamos.

El déficit publico

Además del estado, están también las administraciones públicas locales que tienen gastos e ingresos, como los municipios y las administraciones de la Seguridad Social (que recaudan contribuciones sociales y financian pensiones, prestaciones por desempleo, salud…)

Si el gasto total es mayor que los ingresos, existe un déficit público. Si no se aumentan los impuestos, ni las contribuciones sociales, el déficit público se financia con deuda.

La deuda pública

Es la suma de los déficits públicos pasados ​​y financiados por préstamos actuales, mediante la emisión de valores (= pagarés): “bonos” a medio y largo plazo o “letras del tesoro” a corto plazo. Para calcular la deuda, se deducen los pagos.

A cambio de estos valores, los compradores proporcionan fondos, a cambio de intereses, y así permiten la financiación del déficit. Los nuevos préstamos se emiten en el mercado primario.

El circuito de financiamiento

Los agentes que tienen necesidades financieras (autoridades estatales, locales, pero también empresas y hogares) pueden recurrir a los bancos para solicitar préstamos. Pero otorgar demasiados préstamos aumenta la masa monetaria. Esto puede, en algunos casos, crear inflación. La política monetaria se utiliza en particular para regular la creación de dinero.

Los economistas liberales abogan por utilizar los mercados para financiar la economía. De hecho, este circuito, financiado por los ahorros previos de los agentes que tienen capacidades de financiamiento (hogares en general) no conduce a la creación monetaria.

Los agentes que necesitan financiación emiten valores (acciones, bonos) en los mercados para obtener fondos (mercado primario). Pero los compradores de los valores pueden revenderlos, cuando necesitan el dinero, o porque piensan que su valor puede disminuir (dicen que están especulando) y otros comprarán estos valores… El precio de venta se establece mediante la lógica de la oferta y la demanda y permite establecer el “precio” de los valores. Este es el “mercado secundario”, muy parecido a un mercado de segunda mano.

¿Cómo se financia el déficit público?

En algunos países y en ciertos momentos, el déficit es financiado por el Banco Central. Pero en la Unión Europea, el Banco Central Europeo, BCE, no tiene derecho a proporcionar financiación directamente a las necesidades del estado. No tiene derecho a financiar déficits públicos a través de la creación monetaria. Los tratados establecen su función esencial, que es controlar la inflación como una prioridad, que no debe superar el 2%. Los economistas monetaristas ven la monetización de la deuda como un riesgo que puede hacer crecer la inflación.

Por lo tanto, la deuda debe, según esta concepción, ser financiada por la deuda y no por la creación de dinero.

El uso de los mercados financieros.

El estado obtiene financiamiento mediante la emisión de bonos en el mercado primario que debe pagar a los prestamistas con intereses.

Ejemplo: un bono de tasa fija del 2%, vencimiento 7 años, valor nominal 1000 euros: el estado reembolsa, 7 años después:

  • El  capital: 1000 euros
  • Los intereses (cargo de la deuda): 7 x 20 euros = 140 euros

Total: 1.140 euros.

Servicio de la deuda = capital + intereses = € 1.140

La carga de la deuda = 140 euros.

Es importante tener en cuenta que los estados tienen capacidad de endeudamiento permanente. Realmente nunca pagan sus deudas porque tienen un horizonte infinito y obtienen nuevos préstamos para pagar a sus acreedores. Básicamente, los estados solo pagan tasas de interés, de ahí la importancia de controlar estas tasas, que determinan la “carga de la deuda”.

El nivel de la tasa de interés depende de la confianza del prestamista en la capacidad del gobierno para pagar. Por lo tanto, los estados compiten con los inversores. Algunos obtienen tasas de interés del 1%, otros del 12%.

 Y el prestamista puede revender el bono en el mercado secundario a un precio dependiente del mercado y obtener ganancias si el precio sube. Este mercado secundario es el lugar de especulaciones significativas, lo que coloca a los Estados bajo el dominio de los mercados financieros.

ATTAC no se identifica con las opiniones expresadas en los artículos que son responsabilidad de los autores de los mismos.

0