629563814
secretaria@attac.es

Noticias

Reconocimiento de la utilidad de las ocupaciones predominantemente femeninas y la transformación social

©milanuncios

Publicado originalmente en Attac-Francia (en francés)

Por Catherine Bloch-London , Christiane Marty 

Las personas empleadas en los sectores de salud, cuidado de personas y limpieza están hoy en la vanguardia para cuidar a los pacientes con coronavirus, cuidando a ancianos en residencias de ancianos o en sus casas, cuidando a los hijos de padres obligados a ir a trabajar, o incluso mantener las viviendas ajenas. Más del 80% de estas personas son mujeres: enfermeras, cuidadoras, trabajadoras de mantenimiento, ayudantes del hogar, asistentas de guardería, amas de casa (97% de profesión feminizada)…

Otras mujeres que trabajan en sectores más mixtos, como la gran distribución, también están sobreexpuestas al estár muy presentes en oficios que requieren contacto directo con el público, como las cajeras (76% de mujeres entre cajeros y vendedores). Ellas también ejercen una función vital en la situación actual: permitir el suministro de alimentos.

Estos oficios que cumplen funciones vitales no se pueden ejercer a distancia, mediante el teletrabajo, lo que obliga a los empleados.as afectados.as a exponerse a riesgos adicionales en el transporte y en su trabajo durante la pandemia.

En la primera parte, intentaremos presentar la evolución del marco del ejercicio de estos oficios, y nos interesaremos a sus condiciones de empleo y trabajo. En la segunda parte, describiremos algunas pistas para alternativas.

1           Hacia una lógica de mercantilización del sector social

Las profesiones de cuidar a los demás cumplen funciones vitales. Algunas se practican principalmente en el ámbito doméstico: ayudantas domésticas, cuidadores de niños. Hay que tener en cuenta además que la mayoría de estas profesiones no se consideran “oficios reales” sino “oficios de mujeres” como lo demuestra su designación de funciones de asistencia. Otras trabajan en instituciones privadas, públicas o asociativas (trabajadoras de mantenimiento, auxiliares de enfermería, enfermeras), estas últimas también pueden trabajar como autónomas y, como tal, practicar su actividad en el ámbito doméstico.

En ambos casos, hemos sido testigos en los últimos veinte años de una evolución en las políticas públicas relacionadas con la gestión de estos sectores con el objetivo de introducir o acentuar una lógica de mercantilización que se extiende a toda la esfera social. Poco institucionalizados al principio, los “servicios a las personas [1]” se basaban principalmente en vínculos directos entre empleadores privados y empleadas, basados ​​en una lógica de relaciones de servicio de proximidad.

Actualmente el proceso de mercantilización ha ganado gran parte de este sector. Su institucionalización en 2005 como “sector de servicios a las personas” por el Plan Borloo para la cohesión social tenía como objetivo, por un lado, fomentar la creación de empleo (lógica de “fuentes de empleo”) para luchar contra el trabajo negro, y por otro lado, para ampliar la extensión a públicos “frágiles” [2] [3]. Las personas ahora pueden emplear directamente a un empleado o recurrir a un proveedor de servicios (empresa, asociación, organismo público).

Entre 2000 y 2016, la actividad en el sector de servicios a las personas, medida por el número de horas pagadas, aumentó en casi un 50% [4]. Este aumento es el resultado de un fuerte aumento en las horas pagadas por los proveedores de servicios, las pagadas por empleadores individuales permanecen más o menos estables. La apertura a la competencia ha beneficiado a las empresas privadas con fines de lucro, que han reemplazado a las asociaciones como líderes de estas actividades, desarrollando una lógica industrial opuesta a su objetivo inicial basado en una estrecha relación de servicio de proximidad [5].

Se está llevando a cabo un proceso similar en el sector de la salud que transfiere actividades rentables al sector privado, así como en el sector de la dependencia, donde la inversión financiera en residencias de mayores se ha vuelto extremadamente rentable. Pero quizás será menos atractivo debido al deterioro de la imagen de estos establecimientos tras la carnicería causada por la gestión de la pandemia.

2           Profesiones con calificaciones no reconocidas y con  condiciones de trabajo difíciles

La mayoría de estos oficios (con la excepción de las enfermeras) se consideran no calificados y se clasifican como tales en las clasificaciones estadísticas y en los convenios colectivos [6]. Sin embargo, requieren técnicas (gestión y planificación de actividades, coordinación, versatilidad, etc.) e interpersonales (habilidades de escucha, psicología, comprensión, disponibilidad, atención, amabilidad, paciencia), así como responsabilidades, especialmente con los niños pequeños y los ancianos. Se supone que estas habilidades son innatas, vinculadas a una supuesta “naturaleza femenina”, mientras que en gran medida son el resultado de aprendizaje en la esfera familiar del papel social femenino. La representación naturalista de estas cualidades significa que no son reconocidas como habilidades profesionales y no se traducen en términos de calificaciones o salarios. Así, la asignación de mujeres a las tareas domésticas de cuidados y de ayuda a la familia se prolonga en el ámbito profesional.

Del mismo modo, la dificultad de muchas ocupaciones predominantemente femeninas no se reconoce ni, por lo tanto, se tiene en cuenta en las escalas salariales. Sin embargo, las cargas físicas para las cuidadoras y ayudantas del hogar son muy reales, como levantar a los enfermos o ancianos, llevar a los niños y adoptar posturas restrictivas para adaptarse a su tamaño en el caso de cuidadores de niños y empleados de guarderías, así como levantar miles de artículos al día para las cajeras. Por lo tanto, no es sorprendente que estas empleadas estén muy expuestas a patologías como trastornos musculo-esqueléticos. Un estudio reciente sobre las condiciones de trabajo de los oficios de limpieza “no calificados” (que emplean a 80% de mujeres y 20% de inmigrantes) muestra que 9 de cada 10 empleadas.os están expuestas.os a riesgos físicos que consisten más específicamente en el caso de los  agentes hospitalarios, en la manipulación de cargas pesadas y riesgos infecciosos [7].

Ante la pandemia actual, es de temer que la carga nerviosa con la que se enfrentan los cuidadores y cuidadoras en los hospitales y residencias de ancianos conduzca a un agravamiento de los riesgos psicosociales.

Otra limitación para muchos de estos oficios, particularmente los de limpieza y gran distribución, es el uso del trabajo a tiempo parcial como método de gestión de la fuerza laboral. Recordemos que en Francia, el empleo a tiempo parcial se desarrolló en los años 1980-90, favorecido por las políticas de reducción de las cotizaciones sociales para los empleadores. Se presentó hipócritamente como una flexibilidad ofrecida a las mujeres para “conciliar la vida profesional y familiar”, de acuerdo con la fórmula establecida. Pero es sobre todo beneficioso para los empleadores.

En el comercio minorista masivo, se ha convertido en la norma llamar a los cajeros.as “azafatas de caja”, una denominación que quiere ser gratificante pero que no ha cambiado nada en sus condiciones de empleo. Las contrataciones se realizan sistemáticamente en puestos a tiempo parcial sin una posible evolución hacia el tiempo completo, lo que lo convierte en un “trabajo parcial”. La única posibilidad es generalmente, como sucedió en la década de 2010, tras las negociaciones de las sucursales de la gran distribución, el extender la duración del trabajo a tiempo parcial, a menudo a cambio de una obligación de versatilidad (por ejemplo, cuando no hay clientes en la caja, los.as cajeros.as deben ocuparse del suministro de los departamentos [8]).

El uso de horas extra permite a los empleadores ajustar continuamente el volumen de trabajo a las fluctuaciones en la actividad diaria o semanal, para evitar pagar tiempo libre y aumentar la productividad [9]. Esto se traduce, para los cajeros, en horas variables de semana a semana, de día a día y a días muy largos debido a los intervalos de tiempo. Para mantener las tiendas abiertas los fines de semana, la gran mayoría trabajan ocasionalmente o generalmente los sábados y seis días a la semana. Y, desde la desregulación que autoriza la apertura dominical de los supermercados, se ha hecho presión sobre los empleados para obligarles a hacerlo. Esto originó las huelgas de 2017, especialmente en la marca Carrefour.

Los empleados.as en servicios a las personas también trabajan sobre todo a tiempo parcial, y la mayoría de las veces con varias personas. Sus horarios son frecuentemente variables, especialmente cuando son administrados por proveedores de servicios, y a menudo trabajan los sábados [10]. Por lo tanto, se ven obligados a hacer muchos viajes entre sus diferentes empleadores, viajes no remunerados, lo que conduce a días muy largos.

Estos oficios no reconocidos en términos de calificación, no ofrecen prácticamente ninguna posibilidad de desarrollo profesional. Los salarios son y siguen siendo esencialmente el salario mínimo y, por lo tanto, un salario mínimo parcial para quienes trabajan a tiempo parcial.

Solo tenemos datos agregados que no nos permiten conocer la proporción exacta de personas que pagan el salario mínimo en estos oficios. Pero entre ellas, en 2016 se estimaba que en el sector privado, casi dos tercios eran mujeres. Además, con características de trabajo idénticas (sector, tipo de contrato, calificación, a tiempo completo o parcial), la probabilidad de que una mujer sea remunerada sobre la base del salario mínimo era 1.7 veces mayor que la de un hombre. [11]

Teniendo en cuenta todos los oficios y puestos combinados, el salario mensual promedio de las mujeres es en realidad un 25,7% más bajo que el de los hombres. El tiempo parcial explica en gran parte de esta diferencia. Pero incluso cuando se comparan los salarios a tiempo completo, ellas ganan 18.5% [12] menos que los hombres. Esto se debe a que no ocupan los mismos oficios que los hombres y se concentran en los oficios no especializados [13], especialmente los que hemos examinado.

Entre los oficios de cuidados, las enfermeras son las únicas a las que no se les paga el salario mínimo y tienen la posibilidad de cierto desarrollo profesional. Sin embargo, su salario promedio es 5% más bajo que el salario francés promedio, mientras que en Alemania, una enfermera gana 13% más que el salario promedio alemán, o en España, 28% más (Panorama de la salud 2017, OCDE )

La falta de reconocimiento de los oficios predominantemente femeninos también está vinculada a la muy débil organización sindical de las profesiones interesadas, con la posible excepción del personal hospitalario. Recordemos que las enfermeras obtuvieron, tras largas luchas, su aprobación en la categoría A del servicio público hospitalario, pero a costa de renunciar a la “categoría activa” que les permitía retirarse anticipadamente debido a su arduo trabajo.  

En muchas de estas ocupaciones predominantemente femeninas, la ausencia de colectivos de trabajo o su atomización dificultan la organización para hacer demandas y movilizarse. Difícil, pero no imposible. Como ejemplo, la larga huelga victoriosa de las camareras de la cadena hotelera Accor en 2002-2003 contra las condiciones de trabajo y los salarios impuestos por la subcontratación para que se les igualara con las de las camareras empleadas directamente por el hotel [14]. Incluso actualmente, una huelga de otras camareras de los hoteles Ibis en la región de París ha durado varios meses, por demandas similares.

3           ¿Qué sociedad intentamos construir?

La crisis que estamos viviendo es global, sanitaria, económica, social, ecológica, es la crisis más grave durante varias generaciones. Desafortunadamente, puede conducir a lo peor, que sería una reanudación del modelo actual, continuando igual o con un resurgimiento de la austeridad, agravando aún más las desigualdades sociales y la destrucción de los equilibrios ecológicos. Pero, por el contrario, también puede lograr una amplia toma de conciencia de la necesidad de transformar radicalmente la sociedad para priorizar la satisfacción de las necesidades sociales básicas y la respuesta a la emergencia ecológica. Todo dependerá de nuestra capacidad colectiva para llevar a cabo esta transformación.

En el caso de esta perspectiva positiva ofrecemos algunas direcciones para una nueva visión de la sociedad, orientada hacia la emancipación individual y colectiva. Comenzaremos teniendo en cuenta (ciertas) necesidades sociales esenciales para permitir la igualdad entre mujeres y hombres y veremos cómo responder a ellas ayuda a promover otra escala de valores basada en la utilidad social y una redefinición de la riqueza.

3.1        Para una atención socializada de las necesidades básicas

La autonomía financiera que es una condición básica para la emancipación, requiere acceso a un empleo remunerado [15]. Esta condición es válida para todos, pero es aún más decisiva para las mujeres que deben lograr emanciparse de la dominación masculina. Sin embargo, muchas de ellas no tienen acceso concreto al empleo, debido a las normas sociales que les atribuyen responsabilidades familiares con hijos dependientes y familiares. Por falta de servicios adecuados [16], han abandonado una actividad profesional o se contentan con un empleo a tiempo parcial. Dadas las condiciones laborales y salariales, a menudo un salario mínimo parcial, y las consiguientes consecuencias sobre el nivel de jubilación, el empleo a tiempo parcial hace que sea muy difícil obtener la independencia financiera.

Por lo tanto, existe un problema social real, para las mujeres y, en general, para toda la sociedad, para responder satisfactoriamente a las necesidades relacionadas con el cuidado de los niños pequeños y la asistencia a personas con pérdida de autonomía [17]. El proceso de mercantilización de estos servicios, que está aún más avanzado respecto a las residencias de ancianos, conduce a una alta desigualdad en términos de servicio territorial y de  precios. El requisito de rentabilidad vigente es incompatible con el objetivo de proporcionar acceso equitativo a servicios de calidad, respetuosos con las personas, a un precio asequible.

Las necesidades en el campo de la primera infancia y la dependencia son necesidades sociales básicas, tanto como las de salud o educación: están destinadas a ser socializadas y proporcionadas por los servicios públicos. Cada niño debe poder encontrar un lugar de recepción antes de la edad escolar, cada persona mayor o discapacitada debe estar segura de encontrar la ayuda necesaria. Solo el principio del servicio público basado en la solidaridad y la socialización de los costos puede garantizar dicho apoyo, con igualdad de condiciones de acceso en todo el territorio (incluso podemos pensar en ir hacia el libre acceso como un medio para hacer efectiva la lógica de los derechos universales).

Afirmar esto no significa idealizar el funcionamiento actual de los servicios públicos: su deterioro ha continuado durante veinte años, ya sea en salud, educación, oficinas de correos, ferrocarril…  es parte de una estrategia política destinada a justificar la apertura a la competencia o incluso la privatización de estos servicios en función de su mal funcionamiento. La crisis ha permitido revelar el daño de la gestión hospitalaria sujeta al objetivo de rentabilidad, contra la cual los cuidadores, desde médicos hasta las ayudantes de enfermería, se han movilizado en gran medida durante más de un año. Hay que parar este desarrollo. Los servicios públicos deben ser mejorados y desarrollados.

3.2        Servicios públicos sin fines de lucro: primera infancia y dependencia

Un servicio público de primera infancia podría reunir todo tipo de guarderías, para bebés, para niños y niñas, jardines de infancia y cuidadoras de niños. La norma de la acogida debería ser la guardería pública o asociativa con una misión de servicio público. De hecho, se reconoce que las estructuras colectivas ofrecen la mejor calidad de cuidado infantil, incluida la integración más fácil de los niños y niñas cuya lengua materna no es el francés, y también es allí donde las condiciones de trabajo del personal pueden ser mejor reguladas y optimizadas.

Con respecto a la dependencia, el objetivo debe ser satisfacer mejor las necesidades y deseos de las personas dependientes. Hoy, muchas personas que no tienen o ya no tienen su autonomía expresan el deseo de continuar viviendo en su casa. Cuando pueden hacerlo, es solo gracias a la inversión de sus seres queridos, que les ayudan, en su mayoría mujeres. Pero ayudar a la autonomía de las personas dependientes no debe hacerse a expensas de la autonomía de los cuidadores, como es el caso actualmente. Se debe realizar una reflexión para definir un servicio público para la dependencia o la autonomía que permitiera articular las diversas estructuras existentes, organizaciones de servicio a las personas y residencias para mayores y estandarizar los costos. Una organización racional a nivel local permitiría hacer viajes grupales con personas ubicadas en un vecindario cercano y así reducir los costos de energía y los tiempos de viaje para el personal. Dada la creciente proporción de personas mayores en la población, hay un desafío social para lograr organizar con éxito una ayuda a estas personas que les garantice una vida digna.

Estos servicios públicos operarían bajo el control democrático de las asociaciones de usuarios (padres de niños y familiares de personas dependientes), organizaciones sindicales y funcionarios locales electos.

3.3        Reconocimiento del “valor” de las profesiones en el sector de la atención y la salud.

La respuesta a las necesidades sociales debe pensarse de manera muy diferente a una simple transferencia al estado o a la comunidad, de actividades que actualmente las mujeres siguen llevando a cabo en el ámbito familiar. Debe ir acompañada del reconocimiento económico y no solo simbólico, de la importancia para el bienestar colectivo y para la continuidad de la vida cotidiana, de las actividades realizadas en gran número por mujeres en el ámbito profesional, ya sea en la economía de cuidados, la salud, los lazos sociales o en la educación.

Estos hallazgos hacen necesario revaluar sustancialmente, además del salario mínimo, la remuneración en estos sectores y establecer caminos profesionales reales que garanticen un desarrollo profesional y cambios salariales, al tiempo que garantizan la mejora de las condiciones de trabajo. Existe un método probado de evaluación de trabajo neutral en cuanto al género para reconocer las calificaciones en base a criterios objetivos (recuadro).

3.4        Método de evaluación no-sexista de los empleos

El principio “a trabajo de igual valor, igual remuneración”, que establece el objetivo de igualdad salarial reemplazando el principio “a igual trabajo, igual remuneración”, allanó el camino para un enfoque que cuestione el valor del trabajo de mujeres y hombres. Al principio, las investigadoras feministas de Quebec desarrollaron una metodología, con un sistema de puntos otorgados a cada trabajo basado en cuatro criterios: la calificación que requiere, los esfuerzos mentales y físicos proporcionados, las condiciones de trabajo y de empleo y el nivel de responsabilidad. Para cada uno, se estableció una lista de aspectos a tener en cuenta, cuidando de integrar aquellos que con frecuencia se olvidan porque se dice que son femeninos y eliminando los prejuicios sexistas. Por ejemplo, cuando se trata de habilidades de escritura, la revisión y la edición a menudo se pasan por alto, al igual que la destreza manual, las habilidades motoras finas, el uso del teclado, la velocidad de ejecución o la entrada de datos en una computadora; o, entre los esfuerzos realizados, la manipulación y el movimiento de objetos ligeros de forma repetida (por ejemplo, los cajeros), el movimiento de personas (auxiliares de enfermería) o el esfuerzo psicológico que requiere autocontrol en conexión con relaciones humanas difíciles.

Este método demostró que muchos oficios realizados por mujeres eran tan calificados, pero pagados menos que los realizados por hombres. Se ha aplicado en diferentes estados de Canadá, Estados Unidos, Bélgica, Suiza, etc., lo que a veces resulta en un cambio de leyes para luchar contra la discriminación salarial. En Francia, este enfoque fue desarrollado por Rachel Silvera y Séverine Lemière, investigadoras francesas que realizaron un gran trabajo al comparar los oficios predominantemente femeninos y masculinos [18].

Más allá de las profesiones de atención y salud, este método de evaluación del trabajo debería, por supuesto, aplicarse ampliamente para permitir la reevaluación de muchas profesiones en diferentes sectores cuya utilidad social ya no debe ignorarse, profesiones en las que se incluyen las muy feminizadas. Estas evoluciones necesarias, al cuestionar el valor de las actividades, contribuirán fuertemente a la construcción de un nuevo imaginario para la transformación social.

Dada la magnitud de las necesidades en las áreas de atención, salud (en particular, en hospitales, como lo ha exigido el personal que se ha movilizado durante largos periodos), la primera infancia y la dependencia [19], existe la oportunidad de crear muchos empleos, útiles, calificados, no reubicables y a tiempo completo. Esto también abrirá salidas para proponer una reconversión a los.las empleados.as en industrias contaminantes donde es urgente buscar una salida. Estas profesiones también están destinadas a abandonar la etiqueta “femenina”, para dirigirse tanto a hombres como a mujeres, ya que la división de los roles sociales asignados a cada sexo actúa sistemáticamente en detrimento de las mujeres. Por supuesto, el objetivo de terminar con el trabajo a tiempo parcial impuesto se aplica a todos los trabajos, y va unido a la reducción colectiva de las horas de trabajo. Esta reducción es más esencial que nunca para crear empleos ante el inevitable aumento del desempleo causado por la crisis. También permitirá vivir mejor, tener tiempo para actividades extra-profesionales y un reparto equitativo de las tareas domésticas entre mujeres y hombres.

3.5        Un cuestionamiento sobre el valor de las actividades que determinan la elección de la sociedad.

Podemos esperar que la crisis permita modificar las representaciones sociales al hacer aparecer mejor lo que es prioritario en la economía, lo que ha permitido garantizar el bienestar y la continuidad de la vida diaria, que tiene una utilidad social. La economía de los cuidados, la salud, la educación… como necesidades básicas, ocupan un lugar esencial. Estos son sectores predominantemente feminizados, ya que los roles sociales atribuyen a las mujeres lo que concierne a la atención, los lazos sociales, la crianza de los hijos, sobre la base de supuestas cualidades femeninas, como la atención a los demás, la escucha, la empatía, etc., que se asimilan a “valores femeninos”. Aunque esenciales, a estas actividades y por extensión a “lo femenino” se les asigna un “coeficiente simbólico negativo”, como ha demostrado Bourdieu. Por el contrario, lo que se supone que caracteriza los “valores masculinos”, como la combatividad, el gusto por la competencia y el éxito y la ambición son ampliamente promovidos por la ideología liberal (que valora la agresividad, por ejemplo, “Ganar cuota de mercado”).

Más allá de la simple justicia social, el reto de revalorizar las llamadas actividades femeninas también implica poner en entredicho esta representación de los supuestos valores femeninos y masculinos que impregna la organización del sistema económico actual. Revalorizar la dimensión de la reproducción social llevará a cuestionar la dimensión de la producción, la naturaleza de los bienes y servicios producidos y, en particular, la obsesión actual de producir cada vez más. Hoy, la economía produce indiferentemente bienes más o menos esenciales, otros superfluos, inútiles, incluso dañinos y contaminantes. Un debate democrático debería permitir el arbitraje para reorientar el contenido de la producción. En un momento en que el gobierno decide otorgar ayudas de varios miles de millones de euros sin compensación, a los sectores de la aviación y el automóvil, puede ser más responsable proporcionar medios y personal a los hospitales, las residencias de ancianos o incluso comprometernos para construir más plazas de guarderías.

Finalmente, la lucha contra los estereotipos sobre los valores y los roles atribuidos a cada sexo, que está vinculada al cuestionamiento de los valores, supone llevar a cabo políticas proactivas para una educación a la igualdad, desde la primera edad, en la formación y en todas las áreas y favorecer la diversidad de género en todos los trabajos que se crearán para satisfacer las necesidades sociales y ambientales.

4            Para concluir

A pesar del daño de esta crisis, el momento actual podría ser saludable si de ahora en adelante prevaleciera la convicción de que las actividades que satisfacen las necesidades sociales deben tener prioridad en la economía, salir del mercado y depender de los servicios públicos, que deben ser mejorados y democratizados; si conduce a una revalorización de las actividades predominantemente femeninas y a la reducción de las desigualdades entre los sexos; si nos permite reorientar nuestros métodos de producción y consumo para iniciar urgentemente la transición ecológica (también en esta área, no discutida en este texto, tener en cuenta el género en las políticas climáticas abriría la posibilidad de progreso ). Todo dependerá de nuestra capacidad para movilizarnos…

Ambos autores son miembros del Consejo Científico y de la Comisión de Género Attac y de la Fundación Copernicus.

Catherine-Bloch London es socióloga en DARES. Christiane Marty es ingeniera y ha codirigido el libro ¿Deberíamos tener un ingreso universal?, Éd. de l’Atelier, 2017.

6.  notas

[1] Los servicios a las personas incluyen cuidado de niños, asistencia a personas mayores o dependientes o tareas domésticas realizadas en el hogar de la persona o en el entorno inmediato de su hogar.

[2] Esto significa personas mayores de 70 años, así como aquellos que se benefician de dispositivos relacionados con la pérdida de autonomía o discapacidad y hogares con al menos un niño menor de 3 años.

[3] Kulantthaivelu E .; Thiérus L., “Los empleados en servicios a las personas: cómo cambian sus condiciones de trabajo y de empleo”, DARES Analyses  n ° 38, agosto de 2018.

[4] Este número pasó de un poco menos de 600 millones de horas, a poco menos de 900 millones. “Servicios a las personas”, DARES Results n ° 17, abril de 2018.

[5] Jany-Catrice F., “La construcción social del sector de servicios a las personas, una trivialización planificada”, Sociologie du Travail, vol 52 no 4 2010.

[6] Ver la nomenclatura detallada PCS (Profesiones y categorías socioprofesionales) del INSEE, así como la nomenclatura de las familias profesionales establecidas por DARES con INSEE y el Pôle Emploi).

[7] Desjonquières A., “Trabajos de limpieza, ¿qué condiciones de trabajo,”, DARES Analyses n ° 43 Sep 2019.

[8] Bué J., Rey F., Roux-Rossi D., “Las nuevas regulaciones a tiempo parcial”, Informe para DARES, 2011.

[9] Es cierto que la obligación introducida por las leyes de Aubry de remunerarlos redujo su interés y, por lo tanto, su magnitud. Sin embargo, el acuerdo interprofesional de 2013 que introdujo una duración semanal mínima de 24 horas tuvo poco efecto, en particular debido a numerosas exenciones.

[10] Bué J., Rey F., Roux-Rossi D., op. cit.

[11] Sánchez R., “Empleos privados remunerados sobre la base del salario mínimo”, DARES Analyze, n ° 14, 2016.

[12] Chamkhi A., Toutlemonde F., “Segregación profesional y diferencias salariales de género”, DARES Analyzes n ° 82, 2015.

[13] Silvera R., Un cuarto menos. Las mujeres luchan para acabar con la desigualdad salarial. La Découverte, París, 2014, 238 páginas.

[14] Puech I., “Tiempo para un revuelo. Condiciones de empleo y trabajo de las mujeres de limpieza”, Sociología del trabajo, n ° 46, 2004.

[15] Las personas privadas de empleo deben poder beneficiarse de un ingreso básico garantizado adecuado.

[16] Según la CNAF, en 2015, casi la mitad (44%) de los 2,4 millones de niños menores de 3 años eran atendidos “de manera informal”, en otras palabras, por un pariente, la mayoría de las veces la madre. Por lo tanto, se necesitan de alrededor un millón de plazas en guarderías.

[17] Attac, Fundación Copernic, El feminismo para cambiar la sociedad, Syllepse, 2013.

[18] Silvera R., Lemière S., Comparación de trabajos entre mujeres y hombres. Nuevos caminos hacia la igualdad salarial. La Documentation française, 2010.

[19] Solo para las residencias de ancianos, la tasa de supervisión (enfermeras y asistentes de enfermería) es actualmente de 0,3 personas por residente, mientras que se requeriría al menos el doble.

Traducido por Begoña Iñarra

Sobre las autoras

Catherine Bloch-London es socióloga en DARES, miembro del Consejo Científico y de la Comisión de Género de Attac y de la Fundación Copernic.

Christiane Marty es ingeniera, miembro del Consejo Científico de Attac y de la Fundación Copernic. Coautor de Retraites, la alternativa oculta, París, Syllepse 2013.

ATTAC no se identifica con las opiniones expresadas en los artículos que son responsabilidad de los autores de los mismos.

0