629563814
secretaria@attac.es

Noticias

Crisis, ¿para todos?

José Luis Marín ctxt.es

La desigualdad crece en España a mayor ritmo que en la UE. Cada vez existe mayor distancia entre los salarios de los que tienen más y menos ingresos

images-cms-image-000004071

En los últimos meses se ha debatido extensamente sobre el fin de la crisis que ha devastado España en los últimos siete años. Unos insisten en los indicadores macroeconómicos; otros señalan la inestabilidad de la recuperación. Quizás sería interesante insertar en el debate una extensión de la hipótesis: ¿ha afectado a todos por igual?

Analizando los indicadores de pobreza, exclusión o privación material se puede entrever que existen ciertos factores que apuntan a un desigual efecto de la recesión sobre la población. Edad, género, origen o condición laboral son cuestiones determinantes en este sentido.

El índice de Gini mide la desigualdad en función de la concentración de renta que existe en un país. En otras palabras, el indicador calcula hasta qué punto existe equidad en la distribución de los ingresos. En caso de que el valor fuese 0, estaríamos hablando de equidad perfecta; el valor 100 significaría una inequidad perfecta.

Para España, el índice de Gini ha aumentado en los últimos cuatro años 1,2 puntos hasta situarse en el 34,7%. Esto no solo supone que el país presenta una mayor desigualdad que la media de la UE –31% en 2014–, sino que esta ha crecido a mayor velocidad que la del continente.

Dividir la población por franjas en función del volumen de ingresos también sirve para observar cómo ha aumentado la desigualdad entre los que más tienen y los que menos.

La ratio 20/80 establece una relación entre el 20% de la población que más ingresa y el 20% que menos. Cuanto mayor es el valor, mayor desigualdad existe. Este indicador también se ha disparado en España en los últimos años, pasando de 6,2  puntos en 2010 a 6,8 en 2014.

Si sacamos del indicador a las personas mayores de 65 años, excluyendo el peso de la pensiones de la distribución del ingreso, la desigualdad es aún mayor: 7,5 puntos en 2014 frente a los 5,5 de la Unión Europea de los veintiocho.

Por último, también ha habido un aumento de la brecha que existe entre el 10% de la población con mayor salario medio mensual y el 10% con menor. Si bien no supone un problema que los salarios se revaloricen aumentando los ingresos de la población, la desigualdad se reproduce cuando esto solo ocurre en la franja de mayores ingresos.

Es más, el problema es doble, ya que para el 10% de la población con menores ingresos el salario medio mensual ha descendido 70 euros respecto a 2010.

Artículo publicado en http://ctxt.es/es/20151125/Politica/3129/

ATTAC no se identifica con las opiniones expresadas en los artículos que son responsabilidad de los autores de los mismos.

0