629563814
secretaria@attac.es

Noticias

El FMI urge a los gobiernos a poner fin al austericidio para evitar otra crisis global

Luis SuárezEL BOLETIN

El número dos del Fondo Monetario Internacional (FMI), David Lipton, ha hecho un llamamiento en contra de las políticas de austeridad y a favor de que los gobiernos que tengan margen para ello adopten políticas de crecimiento que eviten que la economía vuelva a sumergirse en una crisis global.

Durante una conferencia en Washington, el subdirector gerente del FMI ha defendido que “la recuperación económica mundial continúa”, pero que al mismo tiempo “es evidente que estamos en una coyuntura delicada, en la que el riesgo de descarrilamiento económico ha crecido”.

Lipton cita la volatilidad de los mercados financieros y los bajos precios de las materias primas como factores clave, junto con las preocupaciones sobre una sequía de ideas o entusiasmo tanto de los gobiernos como de los bancos centrales.

“Estas preocupaciones en parte están siendo alimentadas por una percepción de que los políticos en muchas economías se han quedado sin munición o han perdido la voluntad de recurrir a ella”, considera el número dos de Lagarde. “Por el bien de la economía global, es imperativo que los países avanzados y en desarrollo disipen esta peligrosa noción mediante la reactivación de un espíritu audaz de acción y cooperación que caracteriza los primeros años de recuperación”.

“Ahora es el momento de apoyar decididamente la actividad económica y poner a la economía mundial sobre una base más sólida”. Para ello, Lipton es favorable a que los gobiernos hagan uso de políticas expansivas para evitar una nueva crisis. A su juicio, las políticas fiscales deben hacerse “más favorables al crecimiento” cuando sea posible, y los países con “espacio fiscal” deben utilizar esa flexibilidad o bien para aumentar el gasto en infraestructura o bien para reducir impuestos. El riesgo de que la deuda pública siga subiendo es a su juicio secundario.

“Sabemos que la inversión en infraestructuras puede ser particularmente beneficiosa, no sólo porque es profundamente necesaria en algunas economías avanzadas, sino porque además tiene efectos secundarios positivos para el resto de la economía”. Lipton no se queda ahí, sino que considera que un “aumento de los salarios” y “recortes de impuestos para promover el gasto” también podrían ser “eficaces”, especialmente en los países que tienen superávit en la balanza de cuenta corriente.

El subdirector del FMI acude incluso a una cita de Winston Churchill para reafirmar su teoría: “Nunca me preocupo por acción, sino sólo por la inacción”. Según considera, “este es uno de esos momentos donde se necesita una acción”, que debe ser “concertada”.

0